La propiedad del Mallorca tiene que entender que es necesario hacer un esfuerzo

14 enero 2021 | Por lorenzo | Categoria: Fútbol, Real Mallorca

 

 

El año pasado se cometió un gravísimo error en el mercado de invierno. El Mallorca dejó escapar la oportunidad de fichar a Toni Lato, que había dejado el PSV y volvía a España, y permitió que Osasuna le arrebatara un jugador que por supuesto no era ninguna estrella, pero que hubiera apuntalado el lateral izquierdo. No se hizo porque la propiedad no quiso invertir más dinero. Estaban en su absoluto derecho a tomar esa decisión porque ya suficiente capital han puesto en el club, pero estoy convencido de que ese simple movimiento hubiera podido significar la permanencia, aunque por supuesto eso es algo que nunca se podrá demostrar.

Nos encontramos ahora en una situación parecida. El entrenador ha pedido refuerzos y de momento -estamos casi a 14 de enero- no ha venido nadie. La versión oficial es que hay muy poco dinero y es cierto, no es ninguna falsedad. El margen de maniobra es muy escaso, pero solucionar esa carencia es sencillo. Está en manos de la propiedad, como lo estuvo en enero de 2020 cuando se optó por traer a Koutris en vez de a Lato. De nuevo digo lo mismo: a Sarver y a Kohlberg se les debe agradecer todo lo que han hecho por el Mallorca. Nadie en la historia del club ha puesto tanto dinero como ellos. Sin embargo, lo que es innegable es que cinco años después de su aterrizaje siguen sin saber cómo funciona el fútbol profesional en Europa.

Para el Mallorca ascender es esencial. No hacerlo significará sufrir un recorte dramático en su límite salarial la próxima temporada, y dado que la política de la propiedad no pasa por invertir en fichajes, es fácil suponer que el nivel competitivo de la plantilla sufriría un descenso muy considerable. Hay que hacerle entender a Kohlberg que es necesario darle al entrenador armas para competir en la segunda vuelta con el Espanyol y el Almería. La primera ronda de la competición ha sido impecable, magnífica, pero está por ver si se podrá seguir en la segunda parte de la Liga el ritmo que impondrán esos dos trasatlánticos (económicamente hablando) con los que se pelea el ascenso directo. Y jugártelo luego todo en un play off, con enemigos como Sporting, Leganés o Rayo no parece muy aconsejable.

Leer desde la web »

Comentarios cerrados