Sports de ca Nostra

Maverick Viñales por fin vence, pero Joan Mir es el que gana enteros en el Mundial

La semana pasada Maverick Viñales estaba al borde de la desesperación tras su enésimo revés. “¿Qué pasa, que se me ha olvidado pilotar de un día a otro?”, preguntaba tras firmar una mediocre sexta posición 24 horas después de hacer la pole. Una semana después el Mundial regresaba a Misano, y Viñales, como si fuera el día de la marmota, repetía pole position. Pero esta vez en el Gran Premio de la Emilio-Romagna ha podido cumplir con el pronóstico y ha ganado la carrera.

Viñales no ha errado en la elección del neumático, ha optado por el mismo compuesto que las demás Yamaha y las Suzuki, el neumático medio, mientras que las Ducati y las KTM han elegido el más blando, porque son las únicas motos que trabajan bien con ese compuesto. El más duro, la elección de Viñales hace una semana, fue una opción extrema que arruinó sus opciones. No ha cometido el mismo error.

 

Viñales, durante la carrera. (EFE)
Viñales, durante la carrera. (EFE)

 

 

Viñales se ha encontrado con el primer puesto tras la caída de Pecco Bagnaia a siete vueltas del final, cuando lideraba con más de un segundo sobre el piloto español. Pero eso no quiere decir que la victoria de Viñales no haya sido ni trabajada ni merecida; al contrario, si Bagnaia ha cometido un error y se ha caído es porque Viñales estaba presionando, recuperando terreno, arañando décima a décima el cronómetro, llevando al italiano hasta el límite, y ahí ha cometido un error fatal, que le ha costado una victoria. Pero en cualquier caso, el joven piloto italiano sigue sacándoles los colores a los pilotos de fábrica, que en Misano no han podido acercarse a él.

Los resultados de hoy aprietan aún más el campeonato. Andrea Dovizioso, en otro fin de semana decepcionante (octavo) se mantiene al frente de la clasificación del campeonato por un solo punto sobre Fabio Quartararo y Viñales, que están empatados, y cuatro sobre Joan Mir, que ha estado una vez más brillante con su segunda posición. Mir ha pagado de nuevo su mala clasificación. Ese es su talón de Aquiles.

 

Joan Mir celebra su gran rendimiento durante la carrera. (EFE)
Joan Mir celebra su gran rendimiento durante la carrera. (EFE)

 

 

Más incierto que nunca

Esta segunda parada en Misano ha marcado el ecuador del campeonato y sigue sin perfilarse un candidato. Lo de hoy en Misano puede darnos alguna nueva referencia, pero la situación puede cambiar teniendo en cuenta las citas que se avecinan.

El próximo fin de semana el Mundial de MotoGP viajará al Circuit de Catalunya, donde Ducati tiene mucho que decir. Quizás sirva de ayuda para el desconcertante Dovizioso, o puede que sea el momento de Bagnaia. Sobre el papel, la larga recta de Montmeló penalizará a Yamaha, que pueden sacar a relucir sus cualidades en los tramos más rápidos y enlazados que hay después de la recta e inmediatamente antes. Y en medio, el ángulo de la curva 10, una fuerte frenada y una tramo angosto que mata el ritmo de las Yamaha… Y luego, dos carreras en Motorland Aragón, donde las motos de Iwata volverán a sufrir, en teoría. De todos modos, a la vista de cómo están las cosas, mejor será no dar nada por supuesto.

En condiciones normales, con media temporada por disputarse ya habríamos empezado a descartar a bastantes pilotos, pero todavía está lejos ese momento en la actual coyuntura. No obstante, hay un piloto que gana enteros carrera a carrera: Joan Mir.

El de Suzuki es el piloto que más puntos ha sumado en la últimas carreras (2º/4º/3º/2º) y el único que siempre que ha terminado lo ha hecho entre los cinco primeros. Él y Viñales son los que más podios llevan a lo largo de la temporada, y más pronto que tarde Mir se unirá al grupo de ganadores. A pesar de los dos ceros cosechados en Jerez y Brno, está a solo cuatro puntos del líder.

 

La Suzuki de Joan Mir, durante el Gran Premio. (EFE)
La Suzuki de Joan Mir, durante el Gran Premio. (EFE)

 

 

Ahora viene lo más difícil para Mir, dar el siguiente paso, ganar carreras y aguantar delante, un gran premio tras otro. Si gana –lo tuvo en su mano en Austria antes de la parada de la carrera- y se consolida, lo más complicado es aguantar la presión de ser líder. Quartararo parecía que iba a comerse el mundo tras sus dos victorias en Jerez, y ahora sufre para meterse en el podio. Hoy estuvo cerca, pero fue sancionado por los comisarios por exceder el límite de la pista.

Mir tiene a su favor el factor equipo y fábrica. Suzuki solo cuenta con él y con Alex Rins como pilotos, y nunca habrá conflicto entre la fábrica y la estructura satélite puesto que no existe tal, no como podría suceder en Yamaha, si llegado el momento Viñales y Quartararo pugnan por la corona. ¿Dejará Yamaha que el piloto satélite (Quartararo) se imponga al oficial (Viñales)? Con Suzuki estas cosas no pasan.

Los comentarios están cerrados.