Un masaje en lugar de un antiinflamatorio

1 abril 2013 | Por lorenzo | Categoria:

 CapturamjmmLos deportistas lo saben, igual que sus entrenadores y fisioterapeutas, pero hasta ahora no existĂ­an pruebas fisiolĂłgicas y bioquĂ­micas de los efectos reparadores de los masajes. Ahora, sĂ­. Un trabajo publicado en ‘Science Translational Medicine‘ demuestra que 10 minutos de masaje desencadenan una serie de reacciones que reduce la inflamaciĂłn y el dolor muscular despuĂ©s de realizar un ejercicio intenso.

Cualquier equipo o deportista que se precie tiene un fisioterapeuta ‘de cabecera’ que ademĂĄs de tratar las lesiones ‘mima’ los mĂșsculos con masajes que, segĂșn diversas hipĂłtesis, «moderan la inflamaciĂłn, mejoran el riego sanguĂ­neo y reducen la rigidez de los tejidos, disminuyendo asĂ­ la sensaciĂłn de dolor», explica el estudio. Pero lo cierto es que «los efectos biolĂłgicos de los masajes sobre el mĂșsculo esquelĂ©tico siguen siendo inciertos«.

Los autores de esta investigación seleccionaron a 11 varones jóvenes y activos que realizaron un ejercicio intenso que les provocó cierto daño muscular. Después de eso, sólo uno de sus dos cuådriceps recibió un masaje terapéutico durante 10 minutos. Una vez finalizado el tratamiento, los autores realizaron dos biopsias en ambas piernas, una a los 10 minutos y otra a las dos horas y media.

Una alternativa a la pastilla

Los anĂĄlisis de las muestras indicaron que en el mĂșsculo masajeado se habĂ­an producido ciertos cambios. «El masaje mermĂł la expresiĂłn de citokinas inflamatorias en las cĂ©lulas musculares y promoviĂł la biogĂ©nesis de mitocondrias, que son las unidades celulares productoras de energĂ­a», explica Simon Melov, responsable de los exĂĄmenes genĂ©ticos de las biopsias y experto del Instituto de InvestigaciĂłn Buck (EEUU).

Los resultados obtenidos por Melov y sus colegas de la Universidad McMaster (CanadĂĄ) indican «que el mĂșsculo dañado por el ejercicio es sensible a una sesiĂłn de 10 minutos de masaje» y que los efectos de este tratamiento «son similares» a los de los fĂĄrmacos que se utilizan habitualmente para combatir el dolor y la inflamaciĂłn muscular.

«Nuestros datos sugieren que los efectos positivos percibidos de los masajes son el resultados de una producción atenuada de citokinas inflamatorias, cosa que reduciría el dolor a través del mismo mecanismo que los medicamentos antiinflamatorios convencionales, como los AINEs», concluyen los autores.

La constataciĂłn cientĂ­fica de los beneficios de los masajes es importante porque los dolores musculares son muy comunes y los tratamientos farmacolĂłgicos no siempre son ideales. Esta terapia alternativa «podrĂ­a ser Ăștil para un amplio espectro de individuos incluyendo los mayores, aquellos que sufren lesiones musculoesquelĂ©ticas y los pacientes con enfermedades inflamatoria crĂłnica», apunta Mark Tarpolsky, autor principal del estudio.

 

Comentarios cerrados