Sports de ca Nostra

Rufete «La afición nos pide que sintamos nuestra ciudad y nuestros colores»

Rufete, el nuevo técnico de la UD Ibiza, asegura que Ibiza «se merece un club en el que los jugadores sean profesionales» y advierte de que «el trabajo y la pelea son innegociables»

Francisco Joaquín Pérez Rufete, más conocido como Rufete, ofreció ayer sus primeras declaraciones como nuevo entrenador de la UD Ibiza, tercer clasificado de la Tercera División balear, tras el fulminante cese de Toni Amor el pasado miércoles. El exfutbolista del Valencia CF aseguró que se trata de una etapa «importante para el club y para la ciudad» e hizo hincapié en la necesidad de que tanto los futbolistas como la afición «tengan su propia identidad».

«La afición lo que nos pide es que sintamos nuestra ciudad, nuestro club y nuestros colores. Eso es lo que vamos a hacer y a partir de ahí no vamos a generar ninguna duda. Cuando un club está en construcción toda la gente tiene que entender que estás compitiendo y que estás en construcción. Una ciudad como Ibiza se merece un club en el que los jugadores sean profesionales y que tengan claro que lo que es innegociable es el trabajo y la pelea por este sentimiento de club», indicó el alicantino, quien se mostró «eternamente agradecido» al presidente de la entidad, Amadeo Salvo, por haberle permitido debutar en los banquillos a la edad de 41 años tras su paso por el Valencia como mánager general.

Rufete reconoció que en los tres días que lleva dirigiendo al equipo sólo ha podido ofrecer «pinceladas» de su idea de fútbol, pero avanzó que su estilo de juego se basa en la «solidaridad» y el «equilibrio» en las líneas. «Queremos que nuestros futbolistas se sientan seguros pensando en el campo. Ellos son los protagonistas y el trabajo diario, la seriedad y los buenos hábitos son la gasolina para un buen futbolista», subrayó.

El nuevo entrenador del Ibiza también se refirió a la situación clasificatoria, donde el equipo ya no depende de sí mismo para ser campeón: «El fútbol son resultados; a partir de ahí estamos trabajando y analizando en qué mejorar, pero siempre cuando no hay buenos resultados hay que mirar muchas cosas para corregirlo. Es importante ahora centrarnos en el día a día y cuanto antes salir de esa dinámica». Ante la pregunta de si sería un fracaso no ascender a Segunda B, ofreció dos posibles visiones: «Desde la perspectiva de la ilusión de tener un club como este creo que no, con la seriedad, la calidad, la cantidad de gente que ya conoce al Ibiza fuera de la isla, no. Por la ilusión del aficionado como proyecto, posiblemente sí». No obstante, precisó que los profesionales «nunca» piensan en «fracaso». «Pensamos en un inicio y un final y, sobre todo, en trabajar durante ese trayecto. Este Ibiza está vivo y con todo por hacer», puntualizó.

Rufete, por último, resumió su filosofía de juego en una palabra: «competitividad». «Sin ella no tenemos nada, y ese es el sello», concluyó el alicantino.

Rufete ganó dos Ligas como jugador del Valencia, además de una Copa de la UEFA y una Supercopa de Europa. Llegó a ser internacional con España en tres ocasiones, se retiró como futbolista en 2011 y obtuvo el título de entrenador nacional. Entre 2013 y 2015 ejerció como mánager general del Valencia como mano derecha de Amadeo Salvo, hasta el desembarco en el club che de Peter Lim.

 

Diariodeibiza

Los comentarios están cerrados.