Sports de ca Nostra

España -Ucrania por un puesto en semifinales de la Eurocopa de Fútbol Sala (Martes 21,00 Hrs DMAX)

Si, como reza la segunda ley de Newton, “la aceleración que adquiere un cuerpo es proporcional a la fuerza neta aplicada sobre el mismo” es a la selección de fútbol sala a quien le conviene ahora imprimir toda la fuerza de la que es capaz a una Eurocopa que corre desbocada hacia su final.

Desde el encuentro del domingo ante Azerbaiyán, España debe jugar -y ganar por supuesto- un encuentro cada 48 horas para poder revalidar el título continental y levantar así su octava Eurocopa.

Un acelerón de partidos, de competición, de estrés y necesidad de victoria en la que un mal paso implica inexorablemente la vuelta a casa sin salir airoso en el empeño.

La primera de estas tres pruebas de fuerza acontece este martes -a partir de las 21:00 hora peninsular española con retransmisión en directo del canal DMax-  en unos complicados cuartos de final frente a la Ucrania de Oleksandr Kosenko.

El último precedente entre ambas selecciones es un doble amistoso hace un año en Kiev con triunfo español en el segundo de los duelos y empate en el primero

Son los ucranianos viejos conocidos de la selección, pues ya fueron rivales durante la fase de grupos de la anterior Eurocopa y a lo largo de la historia han sido catorce las veces que han jugado contra España con un balance de trece triunfos españoles y un empate.

Pero, pese a lo halagüeño de los precedentes, no cabe olvidar que los ucranianos vienen de hacer sudar sangre a la Portugal de Ricardinho por el liderato del grupo C y que las únicas tablas contra España acontecieron en el último doble enfrentamiento entre ambas selecciones hace apenas un año en Kiev.

Además, futbolistas de la talla de Taras Korolyshyn, Petro Shoturma o el guardameta y capitán Yevgen Ivanyak, dejan bien a las claras que en cuestión de fuerza también este rival va sobrado.

Conscientes de la amenaza, los internacionales de José Venancio López se han ejercitado este lunes en Liubliana con todos los jugadores en perfecto estado de revista y las ganas de continuar por la senda de seguridad defensiva y buena respuesta de grupo que pudo verse ante los azeríes.

Falta que los goles vuelvan a entrar al mismo ritmo que antes para que los siete veces campeones de Europa afronten con más garantías si cabe estos cuartos de final.

Una victoria permitiría soñar con reverdecer laureles en esta Eurocopa que ya no dejará de acelerarse hasta la gran final del sábado 10 de febrero. Como Newton sentenció tres siglos antes que George Lucas, la fuerza deberá estar ahora de nuestro lado.

rfef

Los comentarios están cerrados.