Sports de ca Nostra

Desconocimiento absoluto del rival por parte del Mallorca

14063751_1113185895436250_7723141966105324569_nMentiría si dijera que yo había visto jugar al Reus. Sí que conocía a ocho o nueve jugadores, pero nada más. En cambio Tolo Ramon sí que se tenía la lección aprendida, entre otras cosas porque se da la casualidad de que Natxo González fue compañero suyo en el curso de entrenadores. Desde el día que salió el sorteo del calendario me repetía lo mismo. “El Reus no es un equipo que se encierre. Salen siempre a jugar a fútbol”.

Así fue. Lógicamente dentro de sus posibilidades, por supuesto, pero salvo en el espacio de tiempo que fue de la expulsión de Migue García a la de Moutinho -más o menos media hora- el Reus dio la cara y mantuvo la presión muy arriba -como ya os he dicho varias veces, lo que define si un equipo es o no ofensivo no es la cantidad de delanteros con la que juegue, sino dónde sitúa su línea de presión-. De hecho, el cambio de Natxo González de la primera parte para contrarrestar la expulsión de su lateral no fue quitar un delantero o un media punta, sino un pivote defensivo. Con eso claramente demostraba que no quería echar a sus jugadores atrás.

Vázquez demostró un absoluto desconocimiento sobre el Reus. Planteó el partido como si se enfrentara a un rival que desde el minuto uno iba a encerrarse en su área. Nada más lejos de la realidad. Me parece muy grave que a estas alturas el entrenador no tenga toda la información del equipo al que va a enfrentarse. Es algo esencial en el fútbol moderno, sobre todo en esta Segunda División en la que un simple detalle es la diferencia entre una victoria y una derrota.

P.D. Me cansé durante todo el verano de deciros que la historia del Alavés y del Leganés del año pasado esta vez no se iba a repetir, que con la testiculina no sería suficiente. Acabamos de jugar ante la peor plantilla de la categoría -junto al UCAM Murcia- y ya hemos visto lo que ha sucedido. Estamos ante una Segunda División muy competida y con un nivel muy superior al de la anterior temporada. Va a ser necesario aportar algo más que “lucha, intensidad y compromiso” para sacar los partidos adelante.

T.Maura Futboldesdemallorca

 

0-1. Començam bé…..

Primer jarro de agua fría de la temporada. Repitiendo uno tras otro todos los defectos que mostró la pasada temporada, el Mallorca de Vázquez empieza la Liga perdiendo en casa ante el debutante Reus pese a contar con la ventaja de jugar bastante rato con un futbolista más. El equipo ha sido incapaz de crear ni una sola ocasión de gol clara y aunque es cierto que el árbitro le escamoteó en la primera parte un penalty por manos de Olmo, su esterilidad atacante es más que preocupante.

Vázquez quiso solucionar el partido por la vía rápida y optó por repetir el experimento de tres centrales que ya puso en práctica en el Ciutat de Palma. Así consiguió mucha presencia en el medio campo, pero eso no se tradujo en ocasiones de gol más allá de un disparo de Brandon desde fuera del área que se marchó fuera.

Poco a poco el Reus se fue deshaciendo del dominio inicial mallorquín y empezó a soltar zarpazos. El más claro, un derechazo de Miramón que Santamaría envió a córner a los 29 minutos, justo uno antes de que el lateral Migue García derribara a Lago de manera absurda y se ganara a pulso la expulsión. Con una hora de partido por delante y en ventaja numérica, nada hacía pensar que no se fuera a ganar el partido.

Sin embargo, la superioridad no se tradujo ni mucho menos en ocasiones. Lo más claro fue un penalty no señalado por manos de Olmo que el árbitro convirtió en saque de esquina, pero ni una sola acción de ataque clara. De hecho, la única intervención del meta del Reus en la primera parte fue un saque de falta muy lejano de Culio que detuvo con la más absoluta comodidad.

Tras el descanso, más complicaciones. Moutinho pecó de pardillo y el árbitro aplicó sobre él la triste ley de compensación igualando fuerzas y dejando sin efecto la ventaja numérica de la primera parte. Vázquez reaccionó cambiando el sistema, volviendo a los dos laterales clásicos, y situando arriba como faro a Lekic, que dio toda una exhibición de lentitud.

El partido acabó de la forma más triste posible, sin que el Mallorca exigiera ni una sola vez al portero del Reus y con la grada dibujando los primeros silbidos de la temporada. Para colmo, a los 89 minutos el lateral Benito soltó un derechazo desde muy lejos que cogió a Santamaría adelantado y se alojó en el fondo de la portería. Para cualquier juicio es aún muy pronto. Hay que darle tiempo al equipo para que se siga formando, pero es cierto que la primera jornada -como las de los tres últimos años- ha vuelto a ser decepcionante.

 

T.Maura Futboldesdemallorca

Los comentarios están cerrados.