Sports de ca Nostra

Ruben Sarrión ; «El señor de los ascensos»

rotletFormado en el fútbol base del Recreativo la Victoria, nuestro protagonista aparcó a los 19 años sus deseos de ser ‘el mejor extremo derecho del mundo’ para dedicarse al mundo de los banquillos. Un ‘currante’ de los banquillos, transportista, comercial y vendedor, y que deja su furgoneta aparcada en el momento que toca sesión preparatoria.

Con siete ascensos a sus espaldas, dos de ellos a Tercera División, ahora sí que podrá disfrutar del que será su debut en esta categoría diecinueve años después de decidir que su puesto estaba en la silla ‘eléctrica’ como entrenador. El ‘señor de los ascensos’ se llama Rubén Sarrión Martín. Y el pasado sábado, devolvió al Rotlet Molinar a la Tercera División.

Saca su tiempo libre «por las noches, cuando mis hijos ya duermen» para preparar los entrenamientos. Desde las siete de la mañana ya está en danza con su furgoneta. Es el otro fútbol, el del amateurismo puro y duro, en donde uno sueña con vivir del deporte rey, hasta que se impone la realidad del día a día porque «tal y como están las cosas, que no falte el trabajo», comenta Sarrión.

Rubén Sarrión pertenece a una generación de entrenadores que han tocado las puertas de los equipos con currículo deportivo en mano. Para llegar a Tercera, se lo ha tenido que ganar ascendiendo en este caso al Rotlet. En la Penya Arrabal no le dejaron disfrutar del momento. En el Molinar es otra historia. ‘Por fin podré entrenar después de tantos años en Tercera, que es la máxima categoría del fútbol a nivel balear, y que es lo mínimo a lo que un entrenador con un mínimo de ambición tiene que aspirar a conseguir’. Y todo ello, tras siete ascensos ‘a veces ni me lo creo, porque aunque en algunos casos sea en categorías base, no deja de ser títulos de campeón en dicha categoría. Y nunca es fácil’.

Sufrió, y mucho, el sábado. El 1-1 final frente al Andratx les daba pasaporte de retorno al grupo balear de Tercera. Sarrión tiene claro que fue todo muy difícil y que «todos los ascensos son complicados. Con el juvenil de la Unión, el año pasado con el amateur del Santa Ponsa por las circunstancias de la plantilla, pero claro, este año en el Rotlet llegas a un equipo, faltando tres meses para que acabe la competición, con una plantilla que no has hecho tú y en una situación complicada … la verdad es que no fue fácil. No ha sido nada sencillo conseguir el objetivo», asegura.

Extrema igualdad

De la parte deportiva, Sarrión tiene muy claro que la Preferente de este año «ha sido muy igualada, ha contado con grandes equipos, entrenadores y jugadores de mucho nivel. Quizás el tema de la crisis económica ha provocado que jugadores que normalmente jugarían en Tercera División prefieran jugar en Preferente, cerca de su casa, con menos entrenamientos y sin tanta exigencia aunque en el momento de jugar lo dan todo, y eso ha provocado que se haya visto el nivel tan bueno en esta Preferente».

De su equipo, con el que ya está planificando la pretemporada, afirma que está capacitado para afrontar de nuevo el reto de una Tercera División en donde vuelve el Mallorca B, «al que veo sí o sí como claro candidato al título. ¿De mi equipo?. La idea es ir con prudencia, con tranquilidad, sumar entre 38 y 44 puntos, que es lo que te va a dar la tranquilidad de la permanencia. Y a partir de ahí, si se puede, ir creciendo. Sé que el club quiere afianzarse en la categoría, no ser un mero comparsa, pero no dejamos de ser un recién ascendido, y hemos de tener los pies en el suelo ya que somos un club que apenas tiene historia en Tercera División«, a la vez que recuerda que «ahora toca reinventarse, y dejar de ser un equipo ascensor para solo pensar en la permanencia, lo que sería un éxito».

Leer:  El señor de los ascensos – Diario de Mallorca

Los comentarios están cerrados.