Sports de ca Nostra

Baloncesto; Un virus deja KO al Pla

Perder dos veces en el tiempo extra, un minuto final mal jugado… y ahora un virus. virus-deja-1Todo esto y más resume lo que ha sido hasta ahora la torcida trayectoria del Opentach Pla, debutante en la LEB Plata y que tras cuatro jornadas aún no sabe aún qué es ganar.

Si en los tres primeros encuentros rozó el triunfo con la yema de los dedos, en el último la derrota fue con estrépito –de 21 puntos– frente a un rival, el Tarragona, que para nada está llamado a ser un equipo puntero en la categoría. Pero claro, lo que nadie sabía es la situación dantesca que minutos antes de comenzar el partido se vivió en el vestuario local. De puro ‘Halloween’ para Toni Martorell.

El técnico del Opentach relató ayer DIARIO de MALLORCA el devenir de los hechos: «El viernes, uno de nuestros norteamericanos, Matt Jonhson, estaba ingresado en el hospital con gastroenteritis, mientras que ya el sábado por la noche también cayeron Joan Riera, Ridge McKeither y Biel Torres con fiebre; además de la baja de Goyo Domínguez, aunque este estaba lesionado».

El resultado, un calentamiento previo al partido accidentado –»Teníamos que parar cada dos por tres», recuerda Martorell– y un parcial en el primer tiempo que denotaba que algo no iba bien (solo 25 puntos anotados por 43 de los visitantes).

La situación estaba siendo dantesca para el Opentach Pla, que llegó al intermedio al límite. «La charla técnica al descanso solo duró dos minutos por el olor a vómito que hacía en el vestuario», señala Martorell. Y es que algunos de los más tocados tuvieron que evacuar como pudieron, y encima saltar a la cancha para al menos dar la cara pese a las circunstancias adversas.

Martorell reconoció el mérito de sus jugadores. «Mi equipo compitió mucho mejor en la segunda parte que en la primera, en la que parecía que salíamos derrotados a la cancha. De hecho, en el cuarto decisivo, si Miki Corbacho mete el triple que intentó, nos poníamos a cinco puntos y quién sabe lo que hubiera pasado», afirma.

Ese lanzamiento no entró, y el derrumbe del Opentach se hizo efectivo, cayendo de 21 puntos frente a un rival de su propia liga. En este sentido, el técnico del pentach Pla, que no quiere poner como excusa de la derrota las molestias generadas por el virus de prácticamente medio equipo, espera tener a todos recuperados de cara al próximo compromiso –sábado, a las 18’30 horas– frente al CEBA Guadalajara. Y es que el entrenador sabe que la mejor medicina para estos casos es «ganar un partido, que ya toca». ww.diariodemallorca.es

Los comentarios están cerrados.