Sports de ca Nostra

Estreno con margen de mejora para el Ushuaïa Ibiza Vóley (1-3)

2201Resulta extraño ver perder al Ushuaïa Ibiza Vóley en el Pabellón Es Viver. En las anteriores dos temporadas en la Superliga, solo el Unicaja Almería y el CAI Teruel habían profanado la pista de los ibicencos. Nadie de la clase media-baja de la competición lo había logrado. Ayer sí lo hizo el Río Duero San José, que se llevó el envite por 1-3 en el estreno de la campaña 2014-15

Los ibicencos, aún en fase de acoplamiento, dejaron muy buenas sensaciones en el set inicial, pero en los siguientes les faltó la consistencia necesaria para doblegar a un rival que supo explotar mejor sus virtudes. Los locales no estuvieron mal y lo positivo es que hay margen de mejora.

En el primer set, el Ushuaïa Ibiza Vóley empezó como un auténtico ciclón y el Río Duero dormido, además de acongojado por el dominio exhibido por los ibicencos. En un abrir y cerrar de ojos, los locales se vieron con un 11-4 en el marcador que los ponía en una cómoda ventaja.
Navegando con la corriente a favor, los amarillos bajaron un poco la guardia, mientras que su rival ajustó su juego ataque-defensa, lo que permitió a los visitantes acercarse en el marcador (12-9 con un 1-5 de parcial visitante).

La igualdad se mantuvo en los siguientes minutos y el electrónico llegó a registrar el 16-15, momento en el que Toni Gino Corona, entrenador de los pitiusos, solicitaba tiempo muerto (coincidiendo también con el descanso técnico) para hacer los ajustes necesarios. Dieron resultado.

Fidalgo y Ronchi adquirieron la responsabilidad anotadora. Los dos gigantes martillearon el campo del rival con sus remates –bien desde la cercanía de la red o con saques directos– para hacer despegar al Ushuaïa Ibiza Vóley hasta el 24-18. Un error en el servicio de los de Castilla y León sentenció el set con 25-18.

La escuadra de Soria, herida en su orgullo, tomó el mando en la mayor parte de la segunda manga. Los de Es Viver se acercaron con el 13-14, el 14–15, el 16-17 y el 17-18, pero los sorianos se mantuvieron firmes. Hasta que un remate de Pablo Dus igualó el encuentro con 18-18, aunque los visitantes reaccionaron para adelantarse de nuevo con 18-20.

Tanteo apretado
En el tramo final del segundo acto, los baleares consiguieron igualar el choque en dos ocasiones (23-23 y 25-25), pero el Río Duero estuvo más sobrio en los instantes decisivos para sentenciar 23-25.

Con el marcador igualado en sets (1-1), comenzó un tercer parcial que se antojaba clave para el devenir del encuentro. Los de Corona atravesaron momentos de dudas en los que fueron sus peores minutos, pero a pesar de ello los numantinos no fueron capaces de abrir una brecha suficiente. Tras alcanzarse el 12-12, un saque directo de Ronchi y un posterior bloqueo acertado dieron al Ushuaïa Ibiza Vóley el control en el electrónico por primera vez en el set (14-12). Pero nuevos desajustes locales le devolvieron el mando a los sorianos (14-18), que ya no lo soltarían más (22-25 para el bloque celeste).

En el cuarto set, el Ushuaïa Ibiza, desmoralizado y mermado físicamente por el esfuerzo, no tuvo las ideas claras y lo pagó. Tras el 10-10, el partido se le empezó a escurrir de las manos hasta el 18-25 definitivo.

 

Los comentarios están cerrados.