Sports de ca Nostra

At.Baleares; La Procampo pospone el futuro del Estadio Balear por falta de acuerdo

PROCAMPO ­»Me voy muy triste, desilusionado», fueron las últimas palabras que pronunció Fernando Miró, presidente de la Comunidad de Propietarios del Estadio Balear, que sonaron a despedida y mucho más cuando, preguntado sobre su dimisión, contestaba: «Lo voy a consultar con la almohada».
Si para el todavía presidente de la Procampo, la Asamblea de ayer era la más importante para el futuro del Estadio Balear, mucho más lo fue para los trescientos asistentes, con 258 votos representados, y que hurgaron con prontitud en cada uno de los puntos que el portavoz de la Junta iba poniendo sobre la mesa y que derivó, después de más de dos horas con respuestas poco concisas a las distintas preguntas que los presentes les hacían llegar, a parar el acto por parte de la mesa presidencial y posponer la decisión a tomar en una segunda Asamblea en una fecha por fijar.

El punto inicial y decisivo para el que se había convocado la Asamblea era preguntar a los distintos propietarios si se procedía a la remodelación del Estadio Balear de acuerdo con el proyecto presentado a la Consejeria de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Palma, o en su caso, como dijo Miró, «dejarlo morir y que el Ayuntamiento nos ordene su derribo».

El proyecto de reconstrucción del que prácticamente sería un nuevo campo, con tan sólo válida la tribuna de preferencia y algunas filas alrededor del espacio restante, asciende a 650.000 euros. Según el tesorero de la Comunidad, 250.000 serían costeados por los accionistas y, según el tipo de acción A o B que se poseyera, las cantidades podrían oscilar entre los 200 o 300 euros por propiedad y el resto del coste, 400.000 euros, a través de una financiación por parte de la empresa constructora además de ingresos por publicidad y otros conceptos relativamente ya asegurados.

El pago por parte de los accionistas de los 250.000 euros del proyecto fue el detonante para que comenzara una retahíla de preguntas pidiendo que se concretara de qué manera se podían hacer un reparto de coste si no se conocían exactamente los accionistas que lo iban a soportar ya que la misma directiva dejaba constancia de las dificultades encontradas para localizar a los 2000 titulares de las acciones si muchas de ellas se han vendido, han sido heredadas o han desaparecido.

La misma tirantez se dejó sentir entre los asistentes al anunciar la presidencia que para que el equipo pueda jugar en el Estadio Balear una vez remodelado se tendría que firmar un acuerdo con lo que es la ahora SAD Atlético Baleares. diariodemallorca

Los comentarios están cerrados.