Sports de ca Nostra

Dani Fiol renuncia a la presidencia del Atlético Baleares

jdm037de001El abogado dice que se marcha por «motivos laborales», aunque sus frías relaciones con Cursach han influido – El vicepresidente Fernando Crespí toma las riendas del club provisionalmente

Jaume Vallès. Palma El presidente del Atlético Baleares Dani Fiol presentó ayer su renuncia al cargo. El abogado, en una escueta nota enviada a la prensa, comunicó que deja al cargo por «motivos profesionales». El expresidente del club blanquiazul, Fernando Crespí, ocupará de manera provisional la poltrona en su calidad de vicepresidente.

«Me voy con mucha pena, lo digo de todo corazón», señaló anoche Dani Fiol, que se mostró afectado por esta marcha. El ya expresidente blanquiazul dijo, en declaraciones a DIARIO de MALLORCA, que el cargo no le permitía compatibilizar sus funciones laborales y que, por eso, deja el mandato, muy a su pesar. No obstante, las razones también están, aunque Fiol se negó a reconocerlo, en el enfrentamiento en las últimas semanas con el empresario Bartolomé Cursach y el propio Fernando Crespí. Los últimos acontecimientos, como la disminución de la aportación económica que da cada mes Cursach al club para que se paguen todos los gastos, junto con la acuciante deuda que pesa sobre la entidad, ha hecho que la situación sea ya insostenible. Además, apenas hay ingresos y, los que hay, están embargados por los juzgados por las demandas presentadas contra la entidad palmesana.

«No quiero entrar en otros motivos que no sean los profesionales míos. Para nada estoy peleado con nadie, al revés, he de estar agradecido por la confianza que depositaron conmigo a la hora de encabezar este proyecto», manifestó, y añadió: «La situación económica es muy preocupante ya que no tenemos ingresos y las deudas pesan. Trabajar en esta situación es muy complicado».

Dani Fiol deja el cargo después de cogerlo el pasado mes de junio cuando el club inició los trámites para convertirse en Sociedad Anónima Deportiva, cambio que sirvió para que Bartolomé Cursach y Fernando Crespí, accionistas y personas de peso en el club, pasaran a un segundo plano después del desgaste sufrido con motivo de los fallidos intentos de subir a Segunda A con una plantilla profesional.

Dani Fiol aseguró que espera que la gente entienda su postura: «Tenía mucha ilusión en el proyecto y estoy muy satisfecho en todas las cosas que se han hecho bien, pero no puedo seguir. La plantilla y el cuerpo técnico lo entienden y espero que la afición también lo comprenda. A toda esta gente yo lo único que les quiero es dar las gracias por toda la ayuda y apoyo que me han dado y demostrado en todos estos meses. Especialmente quiero dar las gracias a la afición porque siempre me ha tratado de maravilla y siempre ha estado conmigo. Ellos son los verdaderos protagonistas que en cada partido nunca fallan aunque tengan que desplazarse lejos para ver a su equipo».

La marcha de Dani Fiol no es la única que registra el Atlético Baleares ya que también ha presentado su dimisión uno de los hombre fuertes del club, el tesorero Joan Lluís Vives. Incluso también dejó ayer el club el responsable de prensa, Toni Vadell, en solidaridad con Fiol, persona a la que le une una gran amistad. El Atlético Baleares, brillante líder en solitario del grupo III de la Segunda División B, con la plantilla más modesta de las últimas temporadas, tiene, al menos sobre el papel, un futuro gris por los temas extradeportivos.

El precinto de su estadio por amenaza de derrumbe y las importantes deudas económicas, muchas reconocidas judicialmente, están ahogando poco a poco la entidad ya que se adeudan varios miles de euros por las denuncias de exdelantero del club, Antoñito, y del expresidente Miguel Ángel Gómez (Diariodemallorca)

Los comentarios están cerrados.