Sports de ca Nostra

Las cámaras cazaron a Aguirre engañando a los adversarios y al árbitro en el Almería-Espanyol

aguirreSacaba el Espanyol de banda, cuando se escuchó un pitido. Nelson, jugador del Almería, cogió el balón con las manos, pensando que el árbitro había señalado falta, pero al hacerlo, Del Cerro Grande hizo sonar el silbato para señalar la infracción. El motivo: el primer silbido no procedía de su silbato.
El árbitro no oyó el silbido – algo normal teniendo en cuenta las condiciones en las que se desarrolla un partido de ese nivel -, pero Francisco, entrenador del Almería, tenía clara su procedencia, y así lo hacía saber señalando al banquillo visitante. Todo ello hizo que se montara una tangana entre ambos equipos que al final terminó con el propio Francisco expulsado al recibir una segunda amonestación por protestar airadamente al colegiado y con el preparador físico del Almería también expulsado por encararse con un adversario.

Tras el partido, las cámaras de El Día Después, descubrieron al culpable. Javier Aguirre, entrenador local, era el autor del silbido. La trampa, porque la acción no tiene otro nombre, fue justificada así por el autor: «Esto sigue siendo fútbol. Y lo que pase en el campo debe quedarse ahí. Ahora tenemos que ir todos con bozal, porque sino te meten tres partidos. Dices a quién sea que es un hijo de puta, pero te tapas la boca, porque sino hay mil cámaras que te ven», fue el discurso de Aguirre sobre el asunto en cuestión. Y prosiguió: «Todo esto no debería ser así. Y en este partido se ha visto que quien habla sin bozal acaba expulsado. El día que se sepa todo, esto sería un gran hermano, no fútbol».

El vídeo también refleja como Carlos Del Cerro acierta al mandar repetir un penalti por adelantarse un jugador atacante. En la primera acción también acierta al manda reanudar con tiro libre directo, algo correcto al no haber escuchado el silbido. Si lo hubiera escuchado; amonestación y balón a tierra.

Los comentarios están cerrados.