Sports de ca Nostra

Segunda División; BATALLA SIN CUARTEL, por Tolo Ramon

Tolo Ramon

Tolo Ramon

La Segunda División es larga, dura y muy igualada. Diez equipos, quizás más, parten con la ilusión de meterse en la pomada del ascenso. Y ser favorito, en fútbol, es otro  inconveniente más. Aceptarlo con naturalidad, sin que afecte al rendimiento, será otro objetivo más para los rojos. Todos los rivales sacarán sus uñas para intentar derrotar al coloso y el Mallorca tendrá la obligación de superar tal circunstancia.

Iniciar bien el campeonato no es sinónimo de éxito y perder puntos, en los primeros enfrentamientos, tampoco significará asegurar el fracaso. En todos los estamentos del club la  tranquilidad debe imponerse a la precipitación.
Ya dentro de la competición conviene recordar que en esta categoría también se juega bien al fútbol. Es más, para ascender se tendrá que jugar un fútbol lleno de criterio.
Los tres que se lleven el premio del ascenso serán eficaces atacando y herméticos defendiendo.
El Mallorca, para competir dentro de esta categoría, tiene una plantilla llena de talento pero corta de efectivos. Jugadores como Alfaro, Víctor, Martí o Nunes tendrán que dar un paso al frente. Pero además será necesario contar con los recambios suficientes para todas las líneas. Nuevas altas son obligación. Fortificar la retaguardia y oxigenar el centro del campo se antoja como una necesidad. La erosión de la propia competición no puede sesgar la posibilidad de éxito.
En cualquier caso para este primer envite, en la Nova Creu Alta, no hay excusa posible. Vencer, convenciendo en el juego, es casi una obligación. Muchos seguidores mirarán con lupa y aquí no cabe la excusa de un plantel excesivamente corto.
Empiezan las hostilidades y, al final, sólo tres conseguirán salvar la trampa de la Segunda División. ¿Será el Mallorca uno de ellos?

Los comentarios están cerrados.