Sports de ca Nostra

No hay caminos fáciles en el deporte

IMG_1822Las declaraciones de un gigante del deporte como es Michael Jordan me impulsan a tratar un tema delicado pero importante.

“Al salir de la preparatoria tenía un fuerte sentido del compromiso. De no ser así, si mi deseo de triunfo hubiera sido menos intenso, habría tomado el camino fácil de asistir a otra escuela. Pero fui a North Carolina porque me di cuenta de que muchos jugadores de Dean Smith eran seleccionados por equipos de la NBA. La gente me decía que era mejor evitar el camino difícil, pero yo estaba dispuesto a hacerlo. El compromiso con mis metas determinaba cada acto. Quería descubrir las cosas por mí mismo. Deseaba conocer el terreno en el que me encontraba.
Siempre he creído que si uno se pone a trabajar, los resultados llegarán tarde o temprano.
No hago las cosas creyendo a medias. Sé que al hacerlo así solo puedo esperar resultados mediocres. Por eso me concentro en los entrenamientos tanto como en los juegos. Es una actitud que se pueda abrir y cerrar como si fuera un grifo. Sería imposible hacerme el tonto en los entrenamientos y después al necesitar más empuje en el final de un juego, pretender que el esfuerzo se refleje.
Pero así es como mucha gente aborda sus asuntos. Y por eso muchos fallan. Hablan como si en verdad estuvieran comprometidos para dar lo máximo de que son capaces. Dicen lo correcto y, aparentemente, hacen su mejor esfuerzo manteniendo las apariencias. Pero cuando llega el momento de la verdad buscan razones y no respuestas.
No es raro encontrarse con casos como estos en el deporte profesional. Incluso le sucede a amigos y socios comerciales.
Existen un millón de excusas para no pagar el precio. “Si tan solo me diera la oportunidad” o “si le agradara más al entrenador, al maestro o al jefe podría haber logrado esto o aquello.” Puras excusas.
El aceptar responsabilidades es parte del compromiso al que me refiero. Por supuesto que encontrará usted obstáculos o distracciones. Si trata de lograr algo, siempre habrá problemas en el camino. Yo me he topado con ellos; a todos nos ha sucedido. Pero los obstáculos no tienen por qué detenerte. Al toparte con un muro, no des la espalda considerándote derrotado. Arréglatelas para escalarlo, para romperlo o caminar alrededor para superarlo”
En la Fundación Marcet estamos llegando a un momento muy peligroso del fútbol formativo. Los equipos han subido mucho en estos 4 años de existencia. Ya estamos en el fútbol de élite en algunas de las categorías y eso nos plantea un pequeño gran dilema que hemos resuelto de forma contundente.
Por ejemplo, el equipo Benjamín sube a la categoría más alta. ¿Tenemos jugadores que puedan llegar a dar la talla en nuestro benjamín de primer año? ¿Fichamos jugadores nuevos para seguir luciéndonos? Hay lista de espera para jugar en esta categoría.
El entrenador de los benjamines nos presenta una lista de nuevos candidatos para “hacer un buen papel” en la difícil competición. Pero, ¿qué hacemos con nuestro benjamín b? Si incorporamos a estos jugadores nuevos, no hay sitio para los nuestros y, a corto plazo, los nuevos candidatos harán mejor papel.
La decisión ha sido unánime. Renunciamos a fichar nuevos jugadores para seguir trabajando con nuestro proyecto de jugadores a largo plazo. Priorizamos a los jugadores que están en el equipo ya que son nuestro compromiso actual y nos esforzaremos por sacarles el máximo rendimiento con un buen entrenador, un buen programa de trabajo. Apostamos por la continuidad y renunciamos al éxito fácil al que tenemos acceso.
Estamos contentos con nuestra decisión porque significa que, a pesar de estar en las máximas categorías, no vamos a perder nuestra filosofía donde se prioriza la formación por encima de todo. Hemos elegido el camino difícil pero nos damos cuenta que nuestros jugadores, los que han apostado por nuestra filosofía, salen ganando ya que el camino que les espera es muy duro pero se les ofrece la posibilidad de esforzarse por conseguirlo.
Michael Jordan continúa su exposición de forma excelente y nos sentimos muy identificados con sus palabras:
“Yo recibí una gran lección con respecto a las distracciones durante el primer año que pase en North Carolina. Resultó que ese periodo fue el mejor de mi vida estudiantil en la universidad.
En razón de ello, nacieron toda clase de esperanzas. Yo traté de basar mi vida en dichas esperanzas.
Trataba de vivir de acuerdo con las esperanzas que los demás tenían en mí en lugar de seguir mi propio camino. Me descubrí buscando el momento de la jugada espectacular para impresionar; hacia trampa en los aspectos defensivos para lograr situaciones de rompimiento.
El entrenador Smith me llamo un día y me enseño dos filmes, uno del principio de mi año como novato y otro del comienzo de la segunda temporada. Era totalmente opuesto. Estaba buscando caminos fáciles, atajos y la verdad es que ese no fue el camino que me condujo hasta allí. Conservaba la garra y el deseo, pero había perdido la concentración.
Tienes que ajustarte a tu proyecto. Muchas personas tratarán de hundirte hasta su propio nivel de bajo desempeño cuando noten que no pueden hacer ciertas cosas. Pero la verdad es que muy pocos logran algo de valor tomando el camino fácil. Son pocos los que hacen fortuna jugando a la lotería. Sucede, pero las posibilidades no están de tu parte. La mayoría logran sus sueños por medios honestos, planteándose metas y comprometiéndose a alcanzarlas.
Sea como sea, ese es el camino que a mi me gusta recorrer”.
Dejemos que el tiempo sea el que nos diga si la opción tomada ha sido la mejor. De momento, nos sentimos arropados por nuestros jugadores que se sienten agradecidos por confiar en ellos, en su proyecto deportivo. Javiermarcet.Blogspot.com

Los comentarios están cerrados.