Sports de ca Nostra

Controlar la ansiedad de 90 minutos eternos

MallorcaDifiero cuando escucho o leo que el descenso se juega en cuatro campos el próximo sábado. Hay una quinta variante con la que nadie cuenta, pero que quizás tenga un papel decisivo en la adjudicación de las tres plazas de condena. Lo que suceda en el Sánchez Pizjuán entre el Sevilla y el Valencia va a ser directamente vinculante.

Desgraciamente la Real Sociedad no depende de sí misma para entrar en Champions, sino de un tropiezo del Valencia en Sevilla. Es una situación muy parecida a la que benefició al Mallorca en el año 2002, cuando se enfrentó al Real Madrid en el Santiago Bernabéu con los blancos jugándose el título de Liga precisamente con el Valencia. En aquella ocasión parecía imposible pensar que el Mallorca podía puntar, pero el Valencia marcó dos goles muy rápidos en Málaga y, viéndose perdido, el Madrid bajó el pie del acelerador. Me aterra pensar que algo parecido pueda suceder en Riazor con la Real Sociedad, porque eso desencadenará de inmediato el drama en Vigo, Zaragoza y Palma.

También es muy importante saber controlar la ansiedad. Y, sobre todo, utilizar la información que recibe desde otros campos. El año pasado el gol de Falcao en Villarreal tuvo una reacción inmediata en Vallecas. Conocedores del resultado y sus consecuencias, los jugadores del Rayo pidieron a los del Granada, ya salvados, que fueran algo más “condescendientes”. Un minuto más tarde, casi en el descuento, el Rayo marcaba en un córner el gol que le daba la salvación.

El descenso se juega en Riazor, La Romareda, Balaídos, Son Moix y, colateralmente, en el Sánchez Pizjuán. Al Mallorca lo que le interesa, porque es quien peor lo tiene a priori, es que nadie se escape en el marcador (salvo que sean Real Sociedad, Espanyol, Atlético o Sevilla, por supuesto). De este modo, y siguiendo el ejemplo de lo que sucedió hace una temporada en Vallecas, es posible que todo dé un vuelco en el último cuarto de hora.

Los comentarios están cerrados.