Sports de ca Nostra

Regional Ibiza; El Portmany empata en el minuto 112 ante el Rapid

rapidEl Portmany consiguió el gol del empate en el minuto 112 ante la indignación del Rápid, ya que el árbitro había concedido siete de descuento Santa y David fueron expulsados en un partido tenso, con demasiados nervios y muy poco juego
Portmany y Rápid empataron ayer a un gol en un encuentro que tuvo sus problemas y su polémica porque finalizó en el minuto 112, justo después de que el equipo de Sant Antoni lograra la igualada (1-1).

El colegiado Óscar Roig le dijo a su linier que daba siete minutos de descuento porque había expulsado a dos jugadores y también porque se asistió a varios lesionados. En la prolongación del partido el Rápid hizo dos cambios –minutos 92 y 97– y también tuvo que salir el masajista para atender al meta visitante, por lo que el colegiado dejó que se siguiera jugando y cinco minutos más tarde de los siete que había hablado con su ayudante, el Portmany empató con un remate de Mounir.

Los futbolistas de Sant Antoni se volvieron locos de alegría y los visitantes, indignados por la excesiva prolongación, se encararon con el trío arbitral porque consideraban injusto que el gol se hubiera marcado cuando pasaban 12 minutos del tiempo reglamentario.

Hubo discusiones subidas de tono y sus más y sus menos en el campo, en los banquillos y también en la grada, hasta que todo el mundo se calmó y los jugadores se fueron a la ducha: unos felices y contentos y otros rabiosos y enfadados on el árbitro, que intentó poner paz cuando todos los protagonistas estaban en pie de guerra por sus decisiones.

El partido fue intenso. Los dos equipos sabían que se jugaban mucho y en la primera parte se luchó por cada palmo de terreno de juego, especialmente en el centro del campo, donde ambos conjuntos sabían que estaba la llave del éxito.

La tensión fue máxima desde el principio y en el minuto 15 Diego envió un balón al larguero, pero no hubo ninguna otra jugada de peligro. La primera parte parecía que acabaría sin goles, pero en el minuto 45, el visitante Lolo remató de cabeza para establecer el 0-1. Una llegada, un gol. Más efectividad era imposible.

El Portmany dejó en la caseta a los tres amonestados y salió a por todas en la segunda mitad. Los locales fueron mejores y tuvieron varias ocasiones para empatar, como otro remate a la madera de Félix, pero los delanteros locales se precipitaron por los nervios y por la buena defensa de un Rápid que se defendió con criterio y seriedad.

Las llegadas se sucedieron pero el gol no llegó. Hubo que esperar al tercer tiempo que quiso aplicar el colegiado. (diariodeibiza)

Los comentarios están cerrados.