Sports de ca Nostra

Ante la crisis triunfa la ilusión

Las Pitiusas ofrecieron durante la Pascua un interesante abanico de propuestas en la que tuvieron cabida once disciplinas diferentes | Pese a la bajada de presupuestos y al descenso de visitantes, el deporte sigue siendo protagonista en las fiestas
Junto a los actos religiosos, las competiciones deportivas volvieron a tener protagonismo, un año más, en la Semana Santa pitiusa. Ya no se celebran esplendorosas competiciones como la Ibiza Cup de fútbol y otras, como el Memorial David Booth, han tenido que reducir drásticamente la calidad y cantidad de sus equipos participantes por motivos presupuestarios. La crisis empuja, pero no tumba y muestra de ello es que, en el intervalo de cinco días, se celebrasen en Ibiza y Formentera partidos, carreras, combates y concentraciones de once especialidades diferentes. Todo ello, sin compromisos de los campeonatos insulares, autonómicos y nacionales que se disputan habitualmente cada fin de semana y que en Pascua se toman un merecido respiro.

El único choque oficial que se disputó en suelo ibicenco fue el Ibiza Bádminton Club-Bantierra Huesca, duelo que envío a los vileros al segundo nivel nacional tras más de una década en la élite, la misma suerte que corrió el Pitiús, formación que jugó el partido de vuelta en Oviedo.

Los que no fallaron a su cita fueron los regatistas. Ya son 26 ediciones las que acumula La Ruta de la Sal. La Metromar Ophiusa suma diez. Dos eventos clásicos que hicieron atracar en las mansas aguas Sant Antoni y la Savina casi 200 barcos de la clase crucero. La competición que unió Dénia y Sitges con la costa de Portmany volvió a tener vencedor ibicenco gracias al éxito cosechado con el ´Café del Mar´, profeta en su puerto al navegar bajo bandera del CNSA y contar con el ibicenco Juan Carlos Sanchis como patrón. La entrega de premios, realizada el sábado en la sede provisional del club, no tuvo el brillo de aquellas que se hacían en el Recinto Ferial hace una década, pero reflejó las ganas por seguir creciendo de una regata de altura que ya no se puede disociar de la Pascua.

Lo mismo ocurre con el citado David Booth, que tras desaparecer del mapa en 2011, volvió a escena el año pasado, repitiendo hace unos días con la disputa de la decimoséptima edición. El torneo organizado por Ses Salines en el pabellón de Can Guerxo recupera fuerzas para volver a llenar algún día de nuevo las gradas del Poliesportiu Insular con los mejores clubes (encabezados por el Fútbol Club Barcelona) como protagonistas.

Por su lado y pese a perder 400 ciclistas en dos años, la Vuelta a Ibiza en BTT culminó su transformación en ronda totalmente competitiva durante la disputa de su edición 12+1. Los casi 600 corredores que participaron «en un evento que se ha tenido que reinventar sin aumentar los gastos» dieron un gran espectáculo por los caminos ibicencos. Ahora, el gran objetivo del Club Ciclista Sant Antoni es introducir esta vuelta internacional en el calendario de la UCI, espaldarazo que traería a Ibiza a más bikers de gran nivel.

Cantera de nivel en Formentera
En Formentera, el torneo alevín que promueven desde hace un lustro la Sociedad Deportiva y el Consell, se ha convertido en la cita balompédica de referencia gracias a la presencia de las promesas de clubes de primer nivel como Hércules, Levante, Inter de Milán o Valencia. Hubo también fútbol de cantera en la Villa del Río (con la Santa Eulària Cup) y Sant Jordi, donde se disputó un campeonato prebanjamín con equipos de la isla.

Y para dar color polideportivo a la Semana Santa, las Pitiusas también contaron con el tradicional stage de judo en Formentera, donde también se realizó una concentración de natación sincronizada; una prueba del Balear de enduro que acogió el popular circuito de Cala Bassa; el torneo de balonmano que promueve el Puig d´en Valls, o el evento deportivo que organizó el Club Petanca San Antonio para conmemorar su 37º aniversario. (Diarioibiza))

Los comentarios están cerrados.