Sports de ca Nostra

La Penya Deportiva Campeón en las cuentas y en el Campo.

La Peña Deportiva de Mario Ormaechea, con los números en la mano, es la mejor de toda su historia (ver Diario de Ibiza) sobre el terreno de juego, pero también lo es en el apartado contable. Y es que, a pesar de la difícil coyuntura económica por la que atravesamos, de la que no se escapan los clubes deportivos, los rectores de la entidad han rebejado en 250.000 euros la deuda que heredaron de la anterior junta directiva, la que encabezaba Miguel Torres, presidente que rigió los destinos del club durante seis años antes de que su equipo de trabajo, en julio de 2008, decidiese presentar la dimisión para dar paso a una junta gestora con ganas de cambios, un grupo de unas 25 personas comandado por el actual presidente, Juan Marí, Dalias.
Los actuales dirigentes de la Peña se hicieron con un barco que presentaba importantes vías de agua. No en vano, las cuentas arrojaban un déficit que ascendía a unos 400.000 euros. Afortundamente, esta cifra ya es historia y tan sólo quedan por liquidar a los bancos aproximadamente 150.000 euros, cantidad que se espera abonar entre esta campaña y la que viene, a más tardar.
El presupuesto glabal para todas las secciones del club para el ejercicio 2012-2013 supera con creces los 500.000 euros, montante al que hay que sumar los 150.000 que siguen pendientes de pago. Sin lugar a dudas, con la que está cayendo, tiene mucho mérito sacar adelante estos números, pero a base de pico y pala, de tocar muchas puertas y de levantar bastantes piedras en busca de parné, los directivos del club de Santa Eulalia van camino de conseguir uno de los objetivos que se marcaron cuando cogieron las riendas de la sociedad cultural y recreativa: sanear económicamente su contabilidad.
Los mandamases del club quieren dejar la deuda a cero y si no se puede durante este curso será el que viene, ya que, según la información que maneja Fútbol Pitiuso, la junta de directivos presentará su candidatura al gobierno de la entidad para los próximos años. En junio, se agota el ciclo del equipo de Juanito Dalias, y, en principio, no hay constancia de que ningún otro grupo de personas quiera hacerse cargo de la Peña Deportiva, por lo que los actuales dirigentes repetirán mandato.
En la planta noble del Municipal de la Villa del Río todo el mundo es feliz y sonríe. Todos disfrutan de la inmaculada trayectoria del primer equipo y todos aplauden el incuestionable trabajo que lleva a cabo Mario Ormaechea y su staff técnico. Los jugadores están implicados totalmente en este proyecto deportivo y tienen el reconocimiento de los rectores, que curran a destajo para pagar sus mensualidades. A día de hoy, 22 de enero, los futbolistas tienen pendiente de pago una pequeña parte del mes de noviembre y la nómina de diciembre. El integrantes del plantel están al corriente de la situación y apoyan a la directiva, que pondrá al día de pago durante los próximos días a unos chicos que aguardan pacientemente y sin armar mucho ruido, el cobro de su trabajo. Según la información que maneja esta redacción, el club está pendiente de recibir una entrada de dinero, de carácter privado, con la que liquidará lo adeudado.
«Estamos tranquilos, la verdad. Estamos informados en todo momento y sabemos que la directiva está haciendo todo lo posible para pagarnos. Se están haciendo muy bien las cosas y no hay de qué preocuparse», ha apuntado un jugador.
La Peña Deportiva, a principios de campaña, cerró acuerdos de patrocinio con varias entidades. Muchas han cumplido las fechas de pago, aunque otras, por mor de la crisis, se han visto obligadas a posponer el abono de las cantidades acordadas, circunstancia que afecta, y mucho, a la gestión de la Peña Deportiva, que no puede satisfacer, cuando toca, el abono de los compromisos adquiridos con técnicos y jugadores. A pesar de que esta temporada la partida económica destinada al colectivo de Tercera es la menor de los últimos años, reunir liquidez a tiempo es complicado, mas si tiene fama este club de algo es de buen pagador. Los directivos trabajan árduamente para pagar a todo el mundo y confían en que todo el mundo cobre por los servicios prestados.

Francisco Natera

Los comentarios están cerrados.