Sports de ca Nostra

Voley; Ushuaïa Ibiza – Cajasol (3-1)Victoria a base de cabezonería

Solo en contadas ocasiones se ha derramado tanta intensidad y emoción sobre la pista de Es Viver. El Ushuaïa Ibiza Voley no volverá a pisar su Bombonerita en un partido oficial hasta el 2 de febrero y quiso decirle hasta luego a su feudo de la manera más vibrante posible. El partenaire para fabricar un encuentro de alto voltaje no podía ser más eléctrico. El Cajasol Juvasa llegaba con la fama bien ganada de no bajar jamás los brazos, de devolver todas las bolas. El tesoro que ansiaban ambos púgiles tampoco era superfluo: celebrar la Navidad con el regalo del cuarto lugar.

Sin saber si fue cosa de los Reyes Magos, Santa Claus o el Tió de Nadal (no nos olvidemos de que hay varios catalanes en el club como Carlos Mora, Edmond Solanas o Pau Llach), fueron los ibicencos los que conservaron en su poder el juguete que da acceso a disputar el play-off. Para condenar al equipo nazareno al carbón de la quinta plaza (y aumentar la renta respecto al cuadro de José Manuel González, Magú, a cuatro puntos) se sudó negra tinta. Pero, finalmente, el sufrimiento, bien combinado con la ilusión, tuvo recompensa en el 3-1 que iluminó el marcador de Es Viver mientras los jugadores ibicencos, incluido el colocador Christian López, brincando a la pata coja por culpa del esguince de segundo grado que se hizo esta semana en su tobillo derecho, celebraban tres puntos disfrazados de título.

A vida o muerte
Bien podría haberse tratado de un encuentro a vida o muerte por lo que se vio desde el entregado graderío. Desde el arranque, los hinchas locales celebraban un punto amarillo y maldecían la persistencia del rival en el siguiente. Por muy fuerte que atacasen Saulo Costa, Adrián Fidalgo o Edmond Solanas (que acabó vacío de gasolina por su entrega), tenían buena réplica en un Cajasol comandado por el receptor Mario Segura y el líbero Carlos Cuesta.

Así, a nadie le extraña que Toni Gino tuviera que exprimir la potencia de Solanas para igualar el set a 21 (su remate desde el costado derecho de la red resonó en todo el pabellón). Después, el Eivissa tiró de la sutileza de su faro y guía. Un toque de dedos cargado de maldad de Mora sobrevoló las testas sevillanas, que, confiadas, descuidaron su retaguardia. Ahí impactó en el suelo la mansa pelota, poniendo un 24-23 que cobraría valor acto seguido tras un minuto memorable en el que Víctor Sánchez salvó una bola imposible lanzándose en plancha que sirvió para preparar el 25-23.

El segundo set mantuvo el mismo guión de tiroteo sacado de un gran western. Un diluvio de balas caía sobre la pista pitiusa, pero nadie en el Ushuaïa se puso nervioso. Eso le valió para cerrar el set (27-27) con un majestuoso bloqueo de Costa.

La calma tampoco se esfumó cuando el ‘pequeño’ Raúl Muñoz (mide 1,82 metros) se apuntó al duelo en el tercer set, que se fue para Dos Hermanas tras batir por 21-25 a un cuadro local que parecía gripado. Curada la avería y bien apoyados por un combativo Valentín Sollet, los de Gino desenfundaron primero en el cuarto parcial. Debía ser el acto final y así fue. Con el bloqueo en estado de gracia, el Ushuaïa bailó a los andaluces (25-15) usando, precisamente, la mejor arma de su adversario: la tenacidad.

Toni Gino: «Ha sido el partido más disputado de nuestra historia»
Toni Gino, casi siempre abonado a la prudencia, no tuvo dudas en afirmar al final del partido que le enfrentó ayer al Cajasol Juvasa que había presenciado «el encuentro más disputado» de la historia del Club Voleibol Eivissa. «Desde que somos equipo de voleibol, este es el partido más duro y más bonito que hemos podido ver. Desde categoría balear a Superliga, nunca habíamos tenido unos parciales tan igualados, si descontamos el último», comentó el argentino, que calificó como «impresionante» el derroche de sus hombres en la cancha.

Durante una semana difícil –«Nuestros tres colocadores han tenido problemas físicos y Christian López está de baja», agregó–, Gino intentó contagiar a sus jugadores del espíritu que desprende el Cajasol. «Son la mejor defensa de la Liga y para ganarles no podíamos bajar el nivel en ningún punto. Teníamos un papel difícil hoy (por ayer) y lo hemos sabido sacar», explicó el técnico, que alabó la entrega de Solanas (que terminó tocado físicamente), la buena forma de Sollet y el aporte de jugadores como Mora o Sánchez.

Para Gino, comerse el turrón sentado en la cuarta plaza y con cuatro puntos de diferencia sobre el quinto «era algo impensable a principio de temporada». «Ahora toca disfrutarlo», admitió el entrenador, que da descanso a sus efectivos hasta el próximo 2 de enero. Cinco días después del retorno espera el escenario más animado de la Superliga: el pabellón de Los Planos, cancha del ganador de las últimas cuatro coronas nacionales. ¿Se puede solar con ganar al CAI Teruel a domicilio? 2013 tiene la respuesta. (Diariodeibiza) L.Verger

Los comentarios están cerrados.