Sports de ca Nostra

RCD.MALLORCA; Martorell deja de ser Hoy Presidente de las Peñas

Movidita se presenta esta noche la reunión de las peñas del Mallorca. Martorell y su gente serán expulsados de la Federación, en lo que será el acto de repudia popular más contundente de la historia del club. Eso sí, dejarán una herencia envenenada: 50.000 euros de deuda de los que, por supuesto, no han querido saber nada.

Con el adiós de Rafel Martorell, Pello Amengual, Pep Roig y el resto de su Junta Directiva se cierra uno de los capítulos más vergonzosos de la historia del Mallorca. Una Federación de Peñas capaz de felicitar oficialmente al Atlético Baleares y “olvidarse” del octavo puesto de su propio equipo en la Liga tiene difícil justificación. Si a eso le añadimos actos de falta de respeto como los cometidos por Martorell haciéndose fotos con Claassen mientras la grada estaba guardando un minuto de silencio en memoria de Jaume Rosselló, el presidente que ascendió al Mallorca por primera vez a Primera División, llegaremos a la conclusión de que nunca había caído tan bajo la Federación de Peñas.

Pero sin duda lo que colmó el vaso de la paciencia del resto de peñistas fueron los insultos que recibieron a través de la web oficial de la Federación por parte de sus propios directivos, que les acusaron de haberse vendido al club, humillando de este modo a peñas tan antiguas y honorables como la Arrabal de Toni Tacha o la Barralet de Miquel Mesquida. Hoy deberán responder cara a cara de esos insultos ante los peñistas, que les esperan de uñas después de que Martorell no sólo les vejara, sino que además ni se dignara contestar al burofax en el que 40 peñas pedían su marcha.

La directiva actual tratará de disimular su marcha dimitiendo antes, pero que nadie se equivoque. La repulsa de las peñas hacia los dirigentes de la Federación es absoluta, y hoy mismo tendrán ocasión de comprobarlo. Quienes les sustituyan deberán comerse un marrón importante, porque en otro acto de irresponsabilidad absoluta Martorell ha hecho oídos sordos a la llegada de hasta seis requerimientos judiciales en los que se les exigía el pago de 50.000 euros en concepto de atrasos a diferentes empresas mallorquinas de transporte. Esa será su herencia, pero por fortuna el Mallorca podrá pasar hoy página a uno de sus episodios más bochornosos.

Los comentarios están cerrados.