Sports de ca Nostra

Miguel Bestard pide a los clubes tranquilidad ante un escenario «dramático» y que «no sabemos si se ampliará más tiempo»

El presidente de la Federación recuerda que «la FFIB no puede planificar porque es la autoridad sanitaria quien tiene la competencia y dirá cuándo se puede jugar»

Miquel Bestard, presidente de la Federació de Futbol de les Illes Balears (FFIB), ha pedido a los presidentes de los clubes, a través de una carta, paciencia y tranquilidad ante un escenario que califica de «dramático» por culpa del coronavirus y les recuerda que la territorial, pese a que su objetivo es que se reanude el fútbol, «no puede planificar» un calendario porque depende de las autoridades sanitarias.

«La FFIB que presido trabaja incansablemente con el fin de estar a disposición de todos los clubs y federados si precisan de cualquier gestión. Estamos teletrabajando al 100% y todos los responsables de los departamentos están localizables en todo momento. En ese sentido, mi comunicación con la RFEF y con las autoridades sanitarias es constante», comienza Bestard su carta, que se remitió el miércoles por la noche a los presidentes de los clubes..

«Sabemos, porque así me lo ha hecho saber el presidente Luis Rubiales, que trabajamos con varios escenarios posibles en el calendario y que el objetivo es retomar la competición, siempre que el Gobierno lo permita. Porque ahora, convendrás conmigo en que la salud está por encima del fútbol, por encima de improvisaciones, premuras, especulaciones o hipótesis. Del cómo evolucione esta pandemia dependerá el retorno a la normalidad de nuestra sociedad y, por ende, de nuestro fútbol», añade el directivo la Balear.

«Tanto la UEFA, como la RFEF, como nosotros, la FFIB, buscamos la mejor solución posible, siendo conscientes de que este escenario tan extraordinario, dramático, cambiante y global que vivimos, tal vez obligue a tomar decisiones que no contenten al 100% a todos los clubs«, explica, y agrega: «Por eso, pensamos que lo mejor es reanudar la competición si las garantías sanitarias son máximas. Pero el cuándo y el cómo lo desconocemos».

«Soy sensible a la preocupación de los clubs modestos y amateurs respecto a sus cuentas y su situación económica. También entiendo a los clubs que desean retomar la competición para devolver la ilusión a los niños«, asegura el también vicepresidente de la Española (RFEF), que asevera: «Es una problemática global que tendremos que resolver entre todos, ayudando siempre que sea posible. No podemos predecir ni planificar algo que desconocemos«.

Bestard recuerda que está suspendida «como mínimo toda competición deportiva hasta el 30 de abril. Aún no sabemos si se ampliará más tiempo». «Por tanto, la FFIB no puede planificar porque es la autoridad sanitaria quien tiene la competencia y dirá cuándo se puede jugar«, sentencia.

«Desde luego nuestra idea es volver a competir, pero preferimos trabajar internamente antes que lanzar un mensaje que no podamos garantizar. Porque retomar el fútbol traspasa nuestras competencias ahora mismo. Gobierno y organismos del fútbol iremos de la mano», insiste.

«Sí te pido, presidente, que aun entendiendo la preocupación e interés común de todos en conocer qué pasará, tengamos muy presente que ahora mismo ni siquiera podemos salir de casa«, concluye su carta Miquel Bestard.

Fuente Diario de Mallorca

 

VER CARTA DEL PRESIDENTE

Estimado/da amigo/a

Desde la Federación de Fútbol de las Islas Baleares (FFIB) estamos muy pendientes y seguimos con preocupación la complicada situación que todo el mundo vive estos días. Tenemos que afrontar una crisis sanitaria sin precedentes por motivo de COVID-19.

En primer lugar, deseo de todo corazón que todos los agentes implicados en el mundo del fútbol, ​​es decir, directivos, futbolistas, entrenadores, colegiados, aficionados y aficionadas y sus familiares, se encuentren bien de salud . Como se está demostrando, a pesar de ser un cruel enfermedad que ataca especialmente a los ancianos, ninguna de nosotros es ajeno a contagiarse y a tener problemas muy graves de salud.

Como presidente, quiero aprovechar estas líneas para trasladarte un mensaje de calma y sobre todo de paciencia en estos tiempos tan difíciles que asumimos.

Como sabéis, la complicada coyuntura social y la emergencia sanitaria decretada por el estado de alarma, nos vieron obligados a limitar mucho la actividad presencial de nuestras sedes en Palma, Ibiza y Mahón. En Palma, sede central, tenemos un pequeño equipo de guardia, que si bien no atiende en persona a los federados para proteger la salud de todos y porque ahora mismo no es una causa de fuerza mayor salir de casa por este motivo, está 100% disponible tanto por teléfono (971 27 38 54) o enviar un e-mail a registro@ffib.es para hacer cualquier gestión que necesite de forma telemática. El 100% de los empleados de la FFIB están trabajando por medio del teletrabajo y siguen operativos a diario, como no podía ser de otra manera. Del mismo modo, como presidente de la FFIB, estoy atendiendo encantado estos días todas y cada una de las llamadas que muchos de vosotros me hacéis, como siempre lo he hecho. Soy una persona accesible y esta pandemia no me cambiará.

Aunque vivimos en un mundo globalizado y tecnológico y que todos habréis leído la noticia, tanto en la web como en los medios de redes sociales de la FFIB, de la decisión de suspender cualquier competición de forma indefinida, por parte de la RFEF, aprovecho este escrito para recordarlo. Ahora, la salud es lo más importante, no el fútbol. Ojalá esta pandemia pase pronto y se puedan reanudar las competiciones, será señal de que está garantizada la salud de deportistas, árbitros, empleados y aficionados.

Esta enfermedad ha cambiado radicalmente nuestros hábitos de vida. Durante un tiempo, se verá afectado nuestro día a día, nuestro trabajo, nuestras relaciones familiares y por supuesto, nuestra pasión: el fútbol. Pero volveremos con más fuerza. La FFIB está a su disposición siempre que nos necesite.

Mucha fuerza en estos duros momentos que entre todos superaremos

 Miquel Bestard

FFIB

Los comentarios están cerrados.