Sports de ca Nostra

Cadetes 1ª Regional ; PLATGES DE CALVIÀ 3-2 ESTUDIANTES

No pudo ser, el Estudiantes cayó en la jornada 9 de la Liga de Cadetes de Primera Regional en Magalluf (3-2). Una injusta derrota contra un Platges de Calvià que es uno de los gallitos de la categoría y candidato a la preciada segunda plaza, la primera ya sabemos quién la tiene adjudicada. Un gran partido de un equipo de primer año que, de nuevo, ha demostrado tener raza, carácter competitivo y, sobretodo, fútbol, mucho fútbol.

Miquel Seguí, el entrenador estudiantil optó de nuevo por el 1-3-5-2. En esta ocasión Álvaro López estuvo bajo palos. La línea de tres centrales la formaron Xavi Bennasar, Lendy Vargas y Marc Mateu. En el centro del campo por dentro jugaron Serigne Sall Papito, Izan Segovia y Martín Quiroga y, por fuera, Ernest Sala por el carril zurdo y Pau Vives en el diestro. La dupla atacante la formaron Sergi Riera y Fafanding Cisse.

A fuerza de hacerme pesado debo insistir, de nuevo, en la diferencia física entre ambos equipos. En esta ocasión, si me apuran, más acusada que en las anteriores. Mal, muy mal empezaron las cosas para el Estudiantes. A los 32 segundos el Platges ya les había marcado el primer gol a través de su goleador Ansoumana Dieme. El Estudiantes saca de centro, se pierde el balón en la zona del medio centro, la defensa duda y aparece Ansoumana con una potencia descomunal, se planta dentro del área y cruza el esférico lejos del alcance de Álvaro, 1-0 a los 32 segundos. Cualquier equipo en esas condiciones se hubiera hundido, en la grada todos vaticinábamos lo peor. Sin embargo, como ya he destacado en otras ocasiones, este grupo de chavales nunca tira un partido y menos en el primer minuto. El mensaje desde el banquillo era claro, cabeza arriba y a jugar a fútbol. El equipo se rehízo y de qué manera. Creo que no exagero nada cuando afirmo que a partir de ese segundo 32 en el campo sólo se vio a un equipo en la primera parte y ese fue el Estudiantes. Álvaro se mostró muy seguro en las escasísimas ocasiones que llegaron los de Magalluf. Los tres centrales Marc Mateu, Lendy Vargas y Xavi Bennasar se mostraron implacables y contundentes a pesar de que los delanteros contrarios eran mucho más fuertes y rápidos. Papito fue ese pivote que da equilibrio al centro del campo y que tan necesario es para que un equipo esté tácticamente bien colocado en el campo. Izan Segovia dio un recital de cómo marcar el ritmo del partido y cómo dirigir a un equipo desde el centro del campo. Martín Quiroga mostró esa calidad que atesora y esa intensidad defensiva tan importante cuando no se tiene balón. Esos tres jugadores fueron dueños y señores del centro del campo, el Platges no la olió en la zona ancha. Ernest Sala y Pau Vives se mostraron muy solventes en los dos carriles, capaces de llegar con peligro y de dar una mano atrás cuando hacía falta. Arriba, Sergi mostró ser un muy buen complemento de un Fafa que, como es costumbre, sembró el pánico en la defensa contraria. Tras el gol el balón sólo tenía un dueño y era el Estudiantes. Se llegaba combinando, no se pegó ni un pelotazo, y se rondaba con asiduidad el área del buen cancerbero Juan Fernández. Consecuencia, llegó el gol visitante que hizo justicia en el marcador. Fafa, quién si no, recibe el balón en el borde del área, penetra en la misma y cruza con la diestra al palo largo, gran gol del pichichi estudiantil, estábamos en el minuto 7 ya se había compensado el despiste inicial que supuso el gol local. Tras el gol, todo siguió igual. Quizás el Platges buscaba conscientemente eso, refugiarse atrás para salir rápido a la contra. Sea lo que fuere, el balón seguía siendo del equipo estudiantil. La tuvo Izan, tras un eslalon conduciendo el balón con la calidad de siempre, se planta en el semicírculo del área y saca un zurdazo que es estrella en la escuadra de Fernández, impresionante. La tuvo también el Platges pero Álvaro respondió con una gran parada. Con un dominio claro de los visitantes llegamos al descanso con un empate que, por el fútbol desplegado por unos y otros, era injusto.

La segunda parte empezó igual. El Estudiantes quería y tenía el balón. En el arranque de la segunda parte, otra gran jugada de Izan Segovia, partidazo del chaval en Magalluf, se planta frente a Fernández dentro del área y es empujado por detrás. La colegiada Amy Peñalver señala el punto fatídico. El mismo Izan se encarga de transformar el penalti, fuerte por el centro y arriba, el balón pega en el larguero y besa las mallas, 1-2 minuto 42, la remontada era un hecho. En los minutos posteriores dio la sensación que el Estudiantes daba un paso atrás. Quizás fue el empuje de los locales que subieron una marcha, que la gasolina empezaba a fallar o quizás fuera el pánico de verse por delante en el marcador en el campo de uno de los gallitos de la categoría, pero el balón ya no la tenían tanto los visitantes. El Platges con un fútbol directo, casi sin elaboración, se plantaba con cierta facilidad en las inmediaciones del área de Álvaro que tuvo unas cuantas buenas intervenciones. El dominio local se plasmó en el marcador en el minuto 53. En una jugada de pura potencia de Mel Jovino el balón acaba en el área pequeña en los pies de Manuel Navas quien fusila a Álvaro. Ese gol fue clave y los locales creyeron en la remontada. Miquel Seguí buscó refrescar al equipo y entraron por este orden: Cristian Marín, Joan Sampol, Gabriel Alomar e Iván Calvo. El Platges seguía achuchando, la colegiada anuló hasta dos tantos a locales por sendos fuera de juego muy justos y bastante dudosos. El Estudiantes llegaba pero mucho menos que en la primera parte, Pau Vives y Fafa la tuvieron pero Fernández respondió con dos excelentes paradas. Los visitantes se defendían como podían frente a las envestidas del Platges con su fútbol directo que buscaba a sus fuertes y potentes puntas. Cuando parecía que el partido iba a acabar en tablas, según mi criterio hubiera sido lo más justo, un falta lanzada desde campo propio da la victoria a los locales. Hasta en cuatro ocasiones pudieron tocar el balón los fornidos delanteros locales. Quien finalmente marcó el definitivo 3-2 fue el capitán Javier Martínez que celebró de forma tan efusiva el gol que se llevó una amarilla por quitarse la camiseta. Demasiado están penalizando al Estudiantes las segundas jugadas en el balón parado. No hubo tiempo para mucho más, alguna patada a destiempo de los locales que supuso la expulsión de su jugador Josep Martí y poca cosa más, salvo una falta al borde del área a favor del Estudiantes que no supieron aprovechar.

Gran partido del Estudiantes contra un equipo que no fue mejor y que celebró la victoria como si hubiera ganado la liga lo que demuestra que tuvieron que sufrir y mucho para ganar a un grupo de chavales de primer año que están compitiendo de forma más que decorosa en esta primera de cadete. La semana que viene toca jugar contra un equipo de su quinta, el Olimpic de Manacor, situado en la tabla en la zona intermedia y que también está haciendo una gran campaña.

Acta del partido:

http://www.ffib.es/Fed/NPcd/NFG_CmpPartido?cod_primaria=1000110&CodActa=465909

 

Joan Mateu Barceló para sportsdecanostra

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.