Sports de ca Nostra

CLARA VICTORIA DEL CIDE EN SON RAPINYA: CIDE 3 – MENORCA 1

Tras la derrota en Son Ferriol de la jornada pasada, el Cide ha regresado a la senda de la victoria (3-1) en Son Rapinya en la jornada 10 de la Liga Nacional Juvenil contra un Menorca que en ningún momento tuvo opciones claras de ganar el partido.

Fue valiente Pascual Pomares y le salió bien. La convocatoria y la alineación inicial volvieron a demostrar que todos los jugadores son importantes para el entrenador estudiantil. Como se suele decir en el argot taurino, Pomares dio la alternativa a jugadores menos habituales y los chavales respondieron, vamos si lo hicieron. El once inicial del equipo colegial frente a los menorquines tuvo hasta seis cambios respecto de la alineación de la semana pasada. Cada vez es más complicado acertar el once inicial que Pomares pone de entrada, lo que demuestra, de nuevo, el fondo de armario del equipo colegial que para una liga tan larga y competida como la Liga Nacional Juvenil tendrá sus efectos positivos para el equipo, sin duda.

En esta ocasión Juanan Naranjo estuvo bajo palos, Damián sigue convaleciente de la lesión que sufrió en el partido contra el Ferriolense. La línea de atrás la formaron Iago Álvarez, Ismael Ramón, Alfredo Rodríguez y Jordi Casas. Pau Mateu se volvió a situar en el pivote con Marco Jaume y José Luis Carmona Tote en los interiores. En la vanguardia estuvieron Xavi Balaguer, Alberto Sánchez y Biel Ramis. Si me permiten la expresión un equipo y, sobretodo un centro del campo, de jugones. Un equipo pensado para tener el balón y robar arriba con una línea defensiva rápida y contundente que da seguridad al equipo.

A diferencia de lo ocurrido en Son Ferriol, la primera llegada clara del Cide supuso el 1-0. Marco Jaume, excelente durante todo el partido, arranca en línea de tres cuartos, cede a Tote y éste a Xavi Balaguer, otro de los que también hizo un partidazo, Xavi se adentra en el área y da el pase de la muerte al killer Alberto Sánchez que fusila al cancerbero menorquín Víctor Florit que nada pudo hacer. Estábamos sólo el minuto 4 y los colegiales ya habían conseguido adelantarse en el marcador. El partido no se podía poner mejor para el Cide. El Menorca lo intentaba, quería el balón pero abusaba del pase largo buscando casi siempre a Iván Martínez. El mejor jugador menorquín, Ángel Martínez entraba poco en juego y, cuando lo hacía, era secado por la pareja de centrales estudiantil, Isma y Alfredo. Las bandas, Tote y Xavi por la derecha y Biel Ramis por la izquierda, eran claramente superiores a sus pares. Cada llegada del Cide suponía peligro para Florit. La tuvieron Alberto Sánchez, Xavi Balaguer y Marco Jaume pero el balón no entraba. El Menorca llegaba en esporádicas ocasiones pero sin inquietar a Juanan, recuerdo sólo una llegada con cierto peligro pero el delantero menorquín disparó lejos del marco colegial. Iban pasando los minutos y el Cide seguía llegando pero sin acierto frente a la portería visitante. Llegamos al final de esa primera parte con un 1-0 que, según mi opinión, no hacía justicia a lo visto en el terreno de juego, los colegiales se merecieron más pero, de nuevo, volvieron a perdonar demasiado. ¿Les pasaría factura como la semana pasada?

De los errores se aprende y lo ocurrido en Son Ferriol la semana pasada no se podía volver a repetir. El Cide salió muy enchufado en la segunda parte, había que sentenciar para evitar sustos o imprevistos de última hora. La sentencia llegó en forma de jugada individual de Marco Jaume que se sacó un zurdazo que se coló por la escuadra, vaya golazo del chaval, menos mal que todos sabemos que es diestro pero el disparo con la zurda fue descomunal, impresionante. Ese gol le pesó a los menorquines como una losa. Los minutos posteriores fueron los mejores del Cide. El balón, si cabe, se movía todavía más rápido y los jugadores se atrevían a arriesgar algo más, sabedores del resultado a favor. Cuando en el centro del campo combinaban Xavi Balaguer y Marco Jaume hacían verdaderas diabluras. Pau Mateu, una vez liberado del marcaje de la primera parte, salió varias veces de la cueva y dio unos cuantos pases filtrados que en la primera parte no salieron. Tote y Biel Ramis seguían haciendo daño por las bandas. Con el partido ya encarrilado Pomares empezó a mover el banquillo. Entraron, por este orden, Pedro García, Jefferson Piñan, David Herreros y Hugo Zamora. Fue precisamente una impresionante jugada de uno de los recién incorporados, Jefferson, la que sentenció definitivamente el partido. El banda se fue de dos defensores que le salieron al paso, llegó a línea de fondo donde puso un pase de la muerte que, de nuevo, aprovechó Alberto, quien si no, consiguiendo el segundo de la tarde, séptimo de la temporada. Con el 3-0 el Cide se relajó. El Menorca, lo seguía intentando pero le faltó mucha pegada en el encuentro. El gol menorquín llegó tras un saque de esquina que dio la impresión de estar mal defendido por el Cide y que remató de cabeza Erik Quevedo, nada pudo hacer Juanan. Estábamos en el minuto 76 y todavía quedaba tiempo para una hipotética remontada. Para desgracia para los menorquines esa remontada nunca llegó y los tres puntos se quedaron en Son Rapinya. Poco pasó en esos últimos quince minutos del encuentro.

Victoria clara y plácida, si me permiten, para un Cide que esta tarde de sábado se ha mostrado superior a un Menorca que en ningún momento tuvo opciones claras para llevarse algo positivo para la isla hermana. La semana que viene, y con todo el respeto para el resto de rivales, partido de la jornada, toca visitar Son Malferit, contra el todopoderoso Atco. Baleares. Tres puntos separan tan solo a ambos equipos. ¿Se lo van a perder?

Enlace al acta del partido:

http://www.ffib.es/Fed/NPcd/NFG_CmpPartido?cod_primaria=1000110&CodActa=466544&cod_acta=466544

Enlace a las fotos del partido:

 

Joan Mateu Barceló

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.