Sports de ca Nostra

«¡Sí se puede, sí se puede!» Son Malferit, que no se llenó, vivió un tenso partido en el que los aficionados blanquiazules explotaron de alegría al final

Son Malferit explotó de alegría cuando el protestado colegiado valenciano Caparrós Hernández pitó el final del partido, que se prolongó eternamente. «Nos marcarán, nos marcarán, ya lo verás», decía un histérico aficionado blanquiazul recordando lo sufrido hace quince días ante el Racing de Santander.

 

SEGUIR LEYENDO

Los comentarios están cerrados.