Sports de ca Nostra

RCD.MALLORCA ; ¿Y ahora qué?

Quedan todavía dos partidos para acabar la temporada, pero el objetivo está cumplido. El Mallorca volverá a ser un equipo profesional en el curso 2018-19, y eso significa que va a haber bastantes cambios en el club a todos los niveles, afortunadamente todos ellos positivos. Vamos, tras el salto, a comenzar a desgranar los primeros trazos del futuro inmediato de la entidad.

  • Entrenador. Vicente Moreno tiene dos años más de contrato. Uno que tenía firmado y otro que se le agrega automáticamente en caso de ascenso. Se habla de un posible interés del Deportivo, pero yo apostaría por su continuidad.
  • Directiva. Maheta y Recio salen muy reforzados con el ascenso. La propiedad confía en ellos y van a seguir en el cargo. Es más dudoso Kohlberg, no como consejero, por supuesto, pero sí como presidente, porque al haber vuelto el Mallorca a la LFP es probable que se busque la figura de alguien que represente al club en los actos oficiales, algo que el ex-tenista, que reside en Florida, no puede hacer.
  • Plantilla. Va a haber cambios en todas las líneas con la única duda de la portería porque no se sabe qué efecto puede causar en Reina la sentencia del caso Levante-Zaragoza. Esperamos como mínimo media docena de fichajes, aunque habrá que resolver primero la situación de varios futbolistas que tienen contrato en vigor, pero que no cuentan para el entrenador.
  • Vuelve Baba. El centrocampista ha hecho una gran temporada en el Barakaldo y se ha ganado, por lo menos, hacer el stage con el Mallorca. Luego decidirá Vicente Moreno, pero parece que tiene posibilidades reales de quedarse. Todo lo contrario sucede con Pol Roigé, que no ha aprovechado su cesión al Celta B. Habrá que ver qué pasa con él, porque renovó antes de marcharse.
  • Delantero centro. El club lleva semanas trabajando con un nombre en concreto. Es una de sus prioridades para la próxima temporada, conseguir un jugador que ofrezca rendimiento contrastado en la categoría desde el primer día. Muy pronto os daré su nombre, pero le conocéis todos.
  • Presupuesto. Es el punto más espinoso de todos. El Mallorca vuelve a estar sometido al límite salarial que impone la LFP en base a criterios de resultados deportivos, de balance económico y de dinero recibido por TV la pasada temporada. Dado que el club estuvo el año pasado fuera de la égida de la Liga y no tuvo ingresos por TV, partirá en el furgón de cola de una categoría en la que jugarán verdaderos trasatlánticos.
  • Panorama de la Segunda División. El Mallorca vuelve a una Segunda División mucho más fuerte de la que abandonó en junio del año pasado. Los clubes reciben ahora más dinero de TV y han bajado de Primera tres rivales muy poderosos económicamente, sobre todo el Málaga, cuya bolsa por el descenso, al haber permanecido muchas temporadas en la máxima categoría, será descomunal. En este panorama, el ascenso del Huesca no beneficia en absoluto porque significa que un poderoso seguirá el año próximo en Segunda. Queda por adjudicar una plaza por la que pelearán equipos como Sporting, Valladolid, Zaragoza, Cádiz, Osasuna y puede que Oviedo. Al Mallorca le espera una competición en la que habrá más de 15 aspirantes al ascenso. Una barbaridad.
  • Objetivo. El Huesca, el Girona y el Eibar han demostrado en las últimas temporadas que no sube el que más dinero tiene, sino el que mejor administra sus recursos. De todos modos, siendo honestos, no se le puede pedir al Mallorca el ascenso el año próximo viniendo de Segunda B. sí, en cambio, cabe exigirle que se asiente en la categoría y edifique los pilares para pelear por volver a Primera a medio plazo.
  • Tomeu Maura

Los comentarios están cerrados.