Sports de ca Nostra

Rafa Nadal inicia con éxito su defensa en Montecarlo (6-1 y 6-3)

Gana a Aljaz Bedene (58º del mundo) por 6-1 y 6-3 en su primer partido de la gira de tierra, que intentará clavar para no ceder el ‘número uno’ Busca terminar un torneo sin lesiones por primera vez en medio año y se medirá el jueves en octavos de final contra el ruso Karen Khachanov

“¿Qué me lleva a seguir compitiendo en un torneo que he ganado ya 10 veces?”. La carrera de Rafa Nadal está plagada de preguntas tan poco habituales como esa, porque el hambre de celebrar sobre la pista con el paso de los años es el gran reto de los mejores tenistas de la historia. Y él, como uno de ellos, sigue encontrando respuestas. Lo demostró este miércoles venciendo en su debut en el Masters 1000 de Montecarlo al esloveno Aljaz Bedene (58º del mundo) en 78 minutos. [Narración y estadísticas (6-1 y 6-3)]

Fue su primer partido en el circuito desde los cuartos del Open de Australia en enero y la confirmación de que su lesión en el psoas ilíaco es historia. Aunque hace 10 días ya había dado una pista de su nivel a todos arrollando al equipo alemán en la Copa Davis. Nadal vuelve con paso firme.

La temporada de polvo de ladrillo ha comenzado y ahí tenía que estar él. El primer paso es Montecarlo, pero la travesía por mantener intacto su castillo de arena de aquí a Roland Garros es larga y será sin red. Como Roger Federer acecha a apenas 100 puntos, cualquier derrota en el Principado, Barcelona o Madrid auparán de nuevo al primer escalón mundial al suizo sin levantarse del sillón. El balear puede repetir el tropiezo en cuartos en Roma del último curso, pero inmediatamente después llegará a París de nuevo sin margen de error. Defiende más de la mitad de sus puntos hasta Francia.

Habitación 1029

No obstante, su mayor preocupación no está en conservar el número uno del mundo, sino en terminar un torneo sin un abandono o incomparecencia por molestias físicas. Obviando su regreso en la Davis en Valencia, no lo hace desde mediados de octubre -ha pasado medio año- cuando perdió en contra Federer en Shanghai, ya visiblemente mermado por su rodilla.

Por eso era tan importante empezar con buen pie en la Pista Raniero III, donde se disputa con Alberto de Mónaco la condición de príncipe del pequeño país. No en vano, la habitación 1029 del hotel en el que se hospeda siempre en Montecarlo se llama ya ‘suite Rafa Nadal’. Conquistados esos 92 metros cuadrados de la estancia, quedan todavía los 195 de la pista monegasca. Tras Bedene, tocará el jueves en octavos de final Karen Khachanov, que venció a Gilles Simon por un doble 6-2. El joven ruso no sabe lo que es hacerle un set en los dos partidos previos entre ellos. Tampoco lo sabía el esloveno en su único enfrentamiento anterior.

El primer set, en 38 minutos

Nadal se situó rápido con 3-0 de ventaja y afrontó las primeras dificultades un juego después, levantando dos bolas de ‘break’. Superado el bache, sumó fácil una segunda rotura a su favor hasta el 6-1 final en 38 minutos. A un gran nivel durante toda la tarde, se adelantó en el séptimo juego de la segunda manda poco después de que Bedene diera un paso adelante. Tras levantar un 0-30 inmediatamente después, el líder del ránking contraatacó y no dejó que hubiera partido.

Después de atar la victoria con solvencia es inevitable mirar al horizonte, donde se atisban dos siluetas en un hipotético cruce de cuartos de final. Una es Dominic Thiem, el último ser en la Tierra, nunca mejor dicho, capaz de vencer a Nadal en arcilla. La otra corresponde a Novak Djokovic.

Los comentarios están cerrados.