Sports de ca Nostra

Reina, a 89 minutos del récord absoluto de imbatibilidad de la historia del Mallorca

julio Costa Rivera, natural de Sevilla, se trasladó de pequeño a vivir a Barcelona. Empezó a jugar siendo infantil en el Gladiator de Pueblo Nuevo. Pasó por varios equipos de la región catalana hasta llegar al Tarrasa F.C., club en el que jugó tres temporadas antes de recalar en el Mallorca en el verano de 1958 para sustituir a los porteros Gas y Vilar, que habían defendido el marco mallorquinista la temporada anterior sin haber alcanzado el objetivo del ascenso a Segunda División. Fue la temporada en que el presidente Rosselló decidió deshacerse de toda la plantilla salvo de Forteza y Magín. Costa era un portero alto, fuerte y ágil. Su ídolo futbolístico era Antoni Ramallets. Juan Carlos Lorenzo, entrenador y jugador esa temporada del Mallorca en Tercera División, enseguida confió en él como portero titular, relegando al más joven Guillermo Febrer, llegado también ese verano desde el Manacor, a la suplencia.

El 21 de septiembre de 1958 se inició el campeonato de liga de Tercera División en su grupo VIII. El Mallorca visitaba el campo del Menorca y consiguió imponerse por 0-3, en la segunda parte. A continuación el Mallorca derrotó al Felanitx (2-0), Cardessar (0-5), Soledad (6-0), Murense (0-3) y Porreras (4-0). Seis partidos y seis victorias. Y todas ellas con la portería propia inviolada. Julio Costa sumaba 540 minutos de imbatibilidad. En aquél momento nadie llevaba la cuenta, pero se encontraba a 65 minutos de batir el récord que ostentaba Bartolomé Ferrer desde el Campeonato de Mallorca de la temporada 1930/1931.

El 9 de noviembre de 1958 el Mallorca visitaba el campo de Los Pinos de Alayor y ya era noticia a nivel nacional por ser el único equipo que quedaba imbatido en toda España. El campo del Alayor nunca ha sido un feudo donde conseguir victorias fáciles; sin embargo, el delantero bermellón Ricardo García puso por delante al Mallorca en los primeros minutos de juego. Después, Lorenzo y Peña, ya en la segunda parte, llevaron el marcador hasta un cómodo 0-3 que dejaba la victoria del Mallorca sentenciada. Sin embargo, en el minuto 89, el colegiado catalán Gombau Amo, se erigió en protagonista del partido al señalar un penalti más que dudoso, realmente inexistente según todas las crónicas, a favor de los locales. El defensa local Abella fue el encargado de transformar la pena máxima y dejar el récord de imbatibilidad de Julio Costa y, por consiguiente, del Mallorca, en 629 minutos. Y fue una pena, porque después de ese gol el Mallorca se mantuvo imbatido 474 minutos más, lo que hubiera dejado una marca estratosférica. Esa temporada el Mallorca consiguió el ansiado ascenso a Segunda División, pero Costa no continuó en la plantilla y fue sustituido por Ricardo Zamora. Julio Costa prosiguió su carrera en la Cultural y Deportiva Leonesa.

Manolo Reina Rodríguez, portero de Villanueva del Trabuco, lleva en estos momentos 541 minutos de imbatibilidad (eso sí, sin contar los minutos de descuento). Si llegara al minuto 89 del partido contra el Formentera sin encajar gol, habría batido el récord histórico de imbatibilidad de un portero del Mallorca, que se mantiene en 629 minutos desde el 9 de noviembre de 1958.

Futboldesdemallorca

Los comentarios están cerrados.