Sports de ca Nostra

US OPEN ; Dolgopolov da aire a un Nadal mejorado que ya está en cuartos (6-2, 6-4 y 6-1)

CapturaEl español ganó por fin con facilidad, en tres sets y en menos de dos horas. Su rival en cuartos será el ruso Andrey Rublev, que ha eliminado a David Goffin.

Rafa Nadal necesitaba un día soleado para recuperar sensaciones en la pista central del US Open, a techo descubierto. Al balear se le ha visto contento, disfrutando de las condiciones que le gustan ante un rival, Alexander Dolgopolov, que ciertamente le ha dado algunas facilidades.

Pero eso no puede ocultar el hecho de que por fin se ha visto a un Nadal mejorado que solo cometió 11 errores no forzados, que volvió a dominar con sus derechas y que sacó mejor que otros días (82% de puntos ganados con el primer servicio). Así respiró después de tres rondas en las que lo había pasado mal. Partido resuelto en tres sets (6-2, 6-4 y 6-1) y en una hora y 41 minutos. Cifras más familiares para el balear. En cuartos, se enfrentará al joven ruso Andrey Rublev, que ha ganado a David Goffin por 7-5, 7-6 (5) y 6-3.

Dolgopolov se antojaba beneficioso para Nadal, porque como él mismo advirtió y ha repitido este lunes tras el partido, el ucraniano “es un jugador que alterna grandes golpes con algunos fallos”. Y así fue, al principio sacó bien, el revés le funcionó y acertó con algún derechazo, pero regaló 39 errores. Con su mecánica de juego extraña, más bien fea, se enfangó en constantes quejas por el sol que le molestaba, por el empedrado y por sus propias pifias. No fue un rival inquietante en ningún momento y Rafa sacó partido. Al contrario que en duelo contra Mayer, donde perdió 19 de las 25 opciones de break que tuvo, esta vez aprovechó casi la mitad, 6 de 13. Así dominó sin excesivos problemas.

Los dos primeros sets los ganó con más esfuerzo, el tercero ya fue un paseo con solo dos errores. De Dolgopolov, número 64 del mundo se esperaba algo más después eliminar a Berdych y de su holgado triunfo contra Troicki en tres mangas. De hecho, a Nadal no se le había dado bien últimamente. Le ganó a principios de año en Brisbane tras haber perdido contra él en los dos anteriores enfrentamientos. Al número uno le espera ahora un rival diferente y peligroso, Rublev, de 19 años y 53 del ránking, que además de Goffin, apeó del torneo a Dimitrov y no tiene nada que perder. En el horizonte, Federer, si sigue sobreviendo.

AS.COM

Los comentarios están cerrados.