Sports de ca Nostra

Son Moix sólo abrirá la tribuna y la grada Lluís Sitjar

14989401354630El Mallorca irá habilitando el resto de zonas del estadio en función de la respuesta de los abonados

El estadio de Son Moix sólo habilitará la tribuna y la grada Lluís Sitjar la próxima temporada, en Segunda División B. El resto de zonas del campo sólo serán abiertas en función de la respuesta de los abonados, pero el objetivo del club es reducir los costes de apertura del recinto, que se elevaban hasta ahora a 25.000 euros cada partido.

Dejando inhábiles el resto de zonas del estadio, el Mallorca se ahorrará mucho dinero en mantenimiento, además de conseguir reunir en menor espacio a los espectadores que acudan a ver los partidos. Uno de los principales afectados por esta medida será la empresa de seguridad contratada por el club, que deberá reducir sensiblemente los efectivos que enviaba hasta ahora a Son Moix.

La decisión final se ha tomado tras sopesar detenidamente pros y contras. Se ha decidido mantener la nueva grada abierta por Claassen tras la portería del fondo norte, bautizada como «Lluís Sitjar», porque allí es donde se ubican los aficionados más jóvenes, y se entiende que el equipo saldrá claramente beneficiado.

En el supuesto de que la campaña de abonados que mañana lunes será presentadalo permita, la siguiente zona que se abrirá al público será la histórica tribuna de sol, que generalmente presenta un buen aspecto, pero de momento los espectadores que disfrutaban de un carné en esa parte del estadio serán reubicados en tribuna cubierta o, si lo desean, en la grada Lluís Sitjar.

No es la primera vez que el Mallorca inhabilita parte de su estadio, aunque para encontrar el último antecedente hay que remontarse nada menos que a la temporada 78-79, la primera de Miquel Contestí en el cargo, y con el equipo en Primera División. A fin también de abaratar costes de mantenimiento, el club decidió abrir sólo la tribuna cubierta, ya que los aforos del estadio apenas llegaban a los 2.000 ó 2.500 espectadores.

Son Moix, por cierto, recuperó ayer oficialmente su nombre original, después de que finalizara el contrato con Iberostar que, tal y como adelantó en exclusiva EL MUNDO, no se renovó por desacuerdos económicos entre las dos partes.

El Mallorca está a la búsqueda de un patrocinador que le dé nombre al estadio, y en este sentido, según ha podido saber este periódico, ya ha lanzado una oferta concreta a una empresa mallorquina, que dará una respuesta definitiva la próxima semana.

 MUNDO.ES

Los comentarios están cerrados.