Sports de ca Nostra

«Los padres son parte de la solución a los problemas en el deporte base»

padres-son-6«El deporte nos da esperanzas para que los niños integren una serie de valores», dice De las Heras, que considera que los padres juegan un rol clave en este apartado

Los jóvenes deportistas también se ven perjudicados por el exceso de competitividad y de presión, muchas veces ejercido por sus propios progenitores. De las Heras cree que la competencia en el deporte de base no es mala siempre y cuando no se confunda «con ganar a cualquier precio». «Si lo único que prima es el resultado, no estamos aportando nada al niño», declara este joven psicólogo mallorquín.

Raimundo de las Heras Coll (Palma, 8 de diciembre de 1990) impartió este pasado sábado en Sant Jordi una conferencia, encuadrada en el programa de actividades que la Federació de Bàsquet de les Illes Balears (FBIB) organizó en Ibiza con motivo de la gala de entrega de premios de la temporada del baloncesto pitiuso. Una charla que tituló ‘¿Cómo gestionamos la práctica deportiva de mi hijo?’, en la que entrenadores, árbitros y padres aprendieron algunas directrices para ayudar en la formación deportiva de los niños y niñas en categorías base. De las Heras es Licenciado en Psicología por la Universitat de les Illes Balears y Máster en Psicología Deportiva por la Universitat Autònoma de Barcelona, cuyas prácticas hizo en el RCD Espanyol. Ha trabajado con el Constància de fútbol y en el Club de Patinaje Son Rapinya. También con la FBIB y en el programa Posam valors a l’Esport del Govern balear.

¿Cuál es la fórmula secreta para gestionar la práctica deportiva de los niños?

Las fórmulas secretas no existen. Es importante actuar en base a lo que queremos. Si deseamos que nuestro hijo o nuestro jugador, porque al final también lo podemos enfocar desde el punto de vista del entrenador, integre una serie de valores o de comportamientos, tengo que hacer referencia a ellos y no tanto a los resultados, que al final son consecuencia de lo que el niño haga o deje de hacer. Por ejemplo, si para mí es importante que mi hijo se esfuerce, y en un partido no lo hace y ganamos, a lo mejor debo priorizar el hecho de que no se ha esforzado por encima del triunfo. Hay que actuar de forma coherente en base a lo que se le quiera transmitir, dando también ejemplo.

¿Son los padres un gran problema en el mundo del deporte base? Exceso de presión a los niños, expectativas de futuro irreales con los hijos?

A lo mejor son la solución. Es muy difícil que un padre sepa lo que tiene que gestionar un niño cuando está participando en un deporte si nadie lo forma en ello. Normalmente los padres tienen muy claro lo que quieren de sus hijos, pero a veces no saben el camino. Confunden la forma de llegar a él y ahí puede ser que se equivoquen. Ahí es donde entramos los psicólogos deportivos cuando trabajamos con progenitores. Estoy convencido de que si los padres tienen claro su papel y lo que tienen que hacer, son parte de la solución. Ahora mismo el deporte nos da esperanzas para que los niños integren una serie de valores. El deporte te obliga a gestionar éxitos, fracasos e injusticias, que es lo que los niños deberán afrontar cuando sean adultos. Por eso, el padre puede ser parte de la solución.

¿El exceso de competitividad y el tener que ganar por encima de todo está pervirtiendo al deporte base?

Yo no veo la competencia como un problema. El problema aparece cuando asociamos competitividad con ganar a cualquier precio. No debemos olvidar que nos interesa que el niño compita bien, pero muchas veces esto significa educarlo en valores como el esfuerzo, el sacrificio, la lucha a pesar de las dificultades, etcétera. Si esto es competir, perfecto. Si lo único que prima es el resultado y todo es ganar y ganar a cualquier precio, no estamos aportando nada al niño. Para ello es muy importante la gestión de los entrenadores y de los padres, que dentro de una política de club deberían ir unidos y en la misma dirección, pensando siempre en la formación. Por ejemplo, si para ti es importante ganar a cualquier precio y pones al más bueno del equipo a pesar de que no se esfuerza, no le estás enseñando nada ni a ese deportista ni al equipo; y a lo mejor ganas el partido, pero perderás a ese equipo y a ese niño.

Lo triste es que esto pasa en muchos clubs?

Esto se da, pero creo que es por falta de formación. Muchas veces no somos conscientes de la importancia que tenemos los adultos, tanto entrenadores como padres o psicólogos, a la hora de transmitir unas cosas u otras para el desarrollo de los niños. En esto ayudan mucho las políticas de club que no sólo premian el hecho de quedar primero. Aunque a veces se confunden las cosas, porque estoy convencido de que trabajando en valores también hay muchas opciones de ganar. Lo único que, a lo mejor, este triunfo llega después de unos años trabajados. Como todo lo difícil, siempre es a largo plazo.

¿Ha visto a niños dejar el deporte por exceso de presión?

Sí. Esto ha pasado, pasa y pasará. Es algo que siempre está ahí. Igual que una persona puede abandonar su puesto de trabajo por exceso de presión. Con la psicología del deporte podemos aportar mucho en este tema, ya que trabajando desde la base uno de los objetivos es prevenir el abandono. Porque el club puede tener el objetivo de ganar, pero el principal es que haya niños practicando deporte.

¿Sería importante que todos los clubs tuvieran un psicólogo deportivo o acceso a un gabinete especializado?

Es como si me preguntases: ¿Sería necesario que los clubs trabajasen con un preparador físico? Pues depende de la importancia que se le dé al tema psicológico o al físico. Desde mi punto de vista, un club tendría que trabajar con preparador físico, psicólogo, fisioteraputa y nutricionista. Considero que es importante. Es contradictorio quejarse de los padres, o de que los jugadores o deportistas no están concentrados si no se trabaja con gente preparada para ello.

¿Qué reputación tiene la psicología deportiva?

Creo que ahora la psicología del deporte ya ha pasado del punto de ser una ciencia muy nueva para establecerse. Pero como en cualquier disciplina, siempre hay que tener en cuenta al profesional. Así como todos los preparadores físicos no son buenos, también pasa lo mismo con los psicólogos deportivos. Una cosa que me molesta es que cuando un psicólogo deportivo hace una mala colaboración se critique a la disciplina. Es un error. Seguro que todos hemos ido a médicos que no han sido lo mejor en ese momento, pero no criticaré la disciplina.

Recientemente, en Ibiza un árbitro de fútbol de 16 años suspendió un partido porque un niño se puso a llorar por los gritos que profería su padre desde la grada. ¿Qué le parece?

No lo sabía. Para solucionar los comportamientos de los padres desde la grada, una medida puede ser la suspensión de los partidos. Ahora bien, no tengo tan claro que la potestad para ello deba recaer en el árbitro. Porque estamos poniendo mucha responsabilidad, a veces, en un chaval joven que no tiene que saberla gestionar. Se deberían establecer unas normas y que los partidos los suspendiera el club. Después, el tema de la relación entre ese padre y ese hijo, evidentemente se tiene que trabajar. Los padres deben tomar conciencia de lo que hacen. La mayoría tiene claro lo que quieren, pero no saben cómo llegar a ello.

Últimamente se han vivido varios episodios de violencia en el fútbol balear. ¿Por qué es más habitual esto en el balompié que en el resto de disciplinas?

No nos tenemos que quedar sólo con lo que vemos. Por ejemplo, en tenis no ves a ningún padre armar lío en la grada pero después, en la relación con su hijo, antes y después de la competición, se encontrarían cosas a trabajar. Lo que pasa en el fútbol es un tema cultural que viene de lejos y también se debe a una falta de formación, algo que se podría estandarizar a todos los deportes. Un padre haciendo comentarios desafortunados antes o después de un partido también puede hacerle mal al niño. También hay muchos padres muy buenos y ejemplares. A veces los metemos a todos en el mismo saco.

¿Qué cuota de responsabilidad tenemos los medios de comunicación en este escenario?

El medio de comunicación tiene que vender, y muchas veces vende más algo más sensacionalista, por decirlo de alguna manera, que algo que no lo es. Creo que no se promueve lo que se debería sobre los valores de los deportistas de élite. La gran mayoría tienen muchas virtudes, pero sólo nos quedamos con el que gana o con el que tiene el mejor coche. Los medios no pueden olvidar que tienen una responsabilidad social. Encontrar el equilibrio entre eso, lo que es noticia y lo que vende, es complicado.

¿Qué le pareció la celebración conjunta de los alevines del Rayo Vallecano de fútbol y el Leioa en un torneo? Ganadores y perdedores festejando unidos…

Lo que me vino a la cabeza en esta celebración es lo mucho que influimos los adultos a los niños. Al principio, la motivación principal que ellos tienen es la de disfrutar. No tienen tan integrado eso de que los intereses propios van en contra de los del rival y aquello de que al contrario ni agua. Todos los que estamos en el deporte somos responsables de que esto les influencie lo mínimo. Parece que si hablas de disfrutar y de respeto al rival no estás compitiendo. Estoy seguro de que ese partido fue competitivo, pero no tiene nada que ver una cosa con la otra. Lo más importante en el encuentro no era solo la victoria, y de ahí podemos sacar una lección.

Usted forma parte del programa de valores en el deporte que ha puesto en marcha el Govern balear hace un tiempo. ¿Está funcionando?

Es difícil decir si está funcionando o no. Venimos de no hacer nada al respecto y es el primer paso. Está claro que se tienen que mejorar cosas pero estamos ejerciendo una concienciación. Es decir, de tener en cuenta que los valores no son sólo darse la mano después de un partido o portarse bien. Son mucho más. Tener valores es lo que hará que te vaya bien en la vida, seas panadero, deportista de élite o lo que sea. El feedback está siendo muy bueno. La gente está muy contenta y la mayoría de clubes nos han abierto sus puertas sin problemas. Pero el programa debe implantar más fases, acompañado de medidas legales como la suspensión de partidos o las sanciones.

 

Diariodeibiza

Los comentarios están cerrados.