Sports de ca Nostra

Ciudad de Ibiza-Llosetense (3-0) Victoria clara y rotunda

1801El Ciudad de Ibiza consiguió ayer una de sus victorias más cómodas de la temporada ante uno de los rivales más incómodos de la categoría.
El 3-0 que reflejó el marcador al final del encuentro hizo justicia al esfuerzo y efectividad de los ibicencos, todo lo contrario que el Llosetense, que se puso las pilas tarde y cuando tuvo la oportunidad de meterse en el partido ­­-podía haber marcado el 2-1 en el minuto 77-, desaprovechó un penalti y en la siguiente jugada encajó el tercer gol, con el que quedaba visto para sentencia un partido tan entretenido como extraño.

Los de Vila saltaron al campo con varias novedades en el once titular, ya que debutaron Lúa e Iván, y desde el principio se les vio con ganas de tener el balón y jugarlo con criterio. Si embargo, su primer gol fue de chiripa, ya que el meta visitante Mingo quiso despejar un balón con tan mala fortuna que el esférico le dio a Adrián Ramos y entró mansamente en la portería, ante el asombro de los 200 espectadores que acudieron al estadio Can Misses.

El choque estaba encarrilado, pero los ibicencos siguieron jugando con criterio y del minuto 23 al 30 gozaron de cuatro claras ocasiones de gol.

Poco a poco, quizá demasiado lentamente, el Llosetense trató de meterse en el partido, pero no lo consiguió. Al menos en los primeros 45 minutos tras lo que se llegó al descanso con el 1-0.

Los de Lloseta salieron más motivados en la segunda mitad, pero en el minuto 54 estuvieron a punto de encajar el 2-0 tras un remate de Lúa que se estrelló en el larguero.

Lo ocurrido desde el minuto 74 al 78 fue una auténtica locura. Primero remató a la madera el equipo mallorquín, que tuvo la oportunidad de empatar, pero el poste repelió el lanzamiento. El balón lo cogió el Ciudad de Ibiza, que se plantó en el área visitante y Gallego metió el 2-0 al disparar a bocajarro al meta malloquín.

A continuación, minuto 77, Piscu derribó a Pascual y el árbitro señaló penalti. La pena máxima la lanzó Alomar mal y flojo y el meta Carlos detuvo el esférico. Segunda oportunidad desaprovechada por el Llosetense que, para colmo, encajó el tercer y definitivo gol en la siguiente jugada al rematar espectacularmente de cabeza Adrián Ramos un magnífico centro desde la banda derecha.

Del posible 1-1 en el minuto 74 se pasó al 2-0 y del posible 2-1 en el 78 se llegó al definitivo 3-0 para alegría de los ibicencos e incredulidad de los futbolistas y banquillo del Llosetense, que se fueron cabizbajos y frustrados al vestuario, mientras los del Ciudad de Ibiza se abrazaban y celebraban un victoria justa, clara y rotunda porque fue mejor equipo y porque esta vez, dos meses después, el balón sí que quiso entrar.

 

Futbolpitiuso

Los comentarios están cerrados.