Sports de ca Nostra

0-3 La grada se divorcia del Mallorca

son moixCAMPO: Iberostar Estadi. Cerca de diez mil espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del trágico accidente aéreo de Colombia. El público dedicó una larga ovación cuando en los videomarcadores apareció la imagen de Cléber Santana el día que se vistió por primera vez la camiseta del Mallorca.

topsport

RESULTADO: RCD MALLORCA, 0; REAL VALLADOLID, 3

EQUIPOS:

RCD MALLORCA: Santamaría (1); Company (1), Ansotegui (1), Yuste (2) (Min. 80 Salomao, s.c.), Damiá Sabater (1) (Min. 67 Lago junior, 1), Culio (1), Juan Rodríguez (1) (Min. 67 Pol Roigé, 1), Juan Domínguez (1), Brandon (1) y Lekic (2).

REAL VALLADOLID:  Isaac Becerra (1); Moyano (1), Álex Pérez (2), Guitián (2), Balbi (2); Jordan (2), Leao (2), Álex López (2) (Min. 75 Lichnovsky, 1), Míchel (2), Villar (1) (Min. 63 Markel, 2) y José (2) (Min. 83 Raúl de Tomás, s.c.)

GOLES:

0-1, Min. 47: José Arnaiz.

0-2, Min. 76: Álex López.

0-3, Min.90: Michel.

ARBITRO:

Víctor Areces Franco, del Comité Asturiano. Amonestó a Damiá Sabater, del Mallorca; y a Álex López, del Valladolid.

 

@Miguel Vidal / Nada hacía prever que la tarde acabaría en divorcio entre la grada, el “profe de Castrofeito”, Fernando Vázquez, y el equipo, que despidió el año en el Iberostar Estadio entre pañuelos, abucheos y enfado generalizado de una afición que ya no aguanta más promesas ni cantos de sirena. Una afición que ya pasa del entrenador y apunta su enfado más arriba: el CEO Maheta Molango, que tuvo que abandonar su asiento en la grada entre insultos y protegido por los servicios de seguridad del propio club.

Nada hacía prever un desenlace final así de amargo, pero no hace falta abrir el abanico de los tópicos para encontrar el adecuado: el fútbol es a veces así de injusto. El Mallorca hizo un primer tiempo bastante aceptable, trenzando alguna jugada ofensiva con sentido, atrás con un seguro Yuste y viendo como el Valladolid, con un 4-4-2 de libro sólo oponía orden defensivo en su juego, como si su único objetivo fuera el no regresar a Pucela de vacío.

Y ahí viene otro topicazo en el partido de las necesidades que estaban dirimiendo bermellones y albivioletas. Aquello de que a perro flaco, todo son pulgas, porque al minuto de empezar el segundo tiempo José Arnáiz recogía un centro de Jordan desde la izquierda y tras avanzar unos metros batió a Santamaría de un remate seco y esquinado. Si hasta entonces el Valladolid había sido un muro infranqueable, con la tranquilidad de adelantarse en el marcador redoblaron su efectividad defensiva. A partir de este fatídico minuto 47 el Mallorca entró en barrena. Lo suyo fue un querer y no poder, derrochando pundonor y ganas, eso sí, pero también desacierto. En el pase, en el remate, siempre de manera precipitada, acumulando energía negativa en la grada cada vez que se producía un fallo bermellón.

A todo ello el Valladolid elevaba su efectividad al cien por cien. Había rematado hasta entonces una sola vez a puerta y había metido un gol. Bueno, pues: remató dos veces más y marcó otros dos goles, profundizando de manera injusta la herida abierta del Mallorca y la grada. Hasta el final fue un penar.

La primera decisión de Maheta Molango cuando llegó con el bastón de mando al club fue cesar a Gálvez como entrenador. Curiosamente fue a raíz de un 0-1 ante el Valladolid precisamente. Ahora, después de este 0-3, tiene la patata caliente sobre la mesa.

 

fuente TOPSPORT

cabeceraazul-1

 

Los comentarios están cerrados.