Sports de ca Nostra

Levante-Mallorca (2-1) Un equipo perdedor

f738e7b91281aee7558fba10e0a9d741_xlUn equipo perdedor. No hay otra forma para calificar a este Mallorca. Y no sólo al Mallorca de Vázquez. Esta definición es válida para cualquiera de las plantillas que ha tenido el club desde su descenso. Les puede la presión fuera de casa y se vienen abajo en cuanto se ven por delante en el marcador. La historia de hoy la hemos visto repetida ya demasiadas veces. No creo que haya ni un solo mallorquinista al que su equipo le merezca credibilidad cuando se adelanta 0-1 fuera de Son Moix. Curiosamente en Palma no sucede lo mismo, pero la capacidad que tienen los contrarios para levantarle partidos cuando juega como visitante es escandalosa. Era una grandísima oportunidad para dar un golpe sobre la mesa y ahuyentar su espantoso pasado reciente. La ha desaprovechado. Una vez más. No hay otra que darse con un canto en los dientes con la permanencia, si es que se consigue.

El Levante salió muy contenido al partido y reservándose bastante talento porque Muñiz le tenía respeto al contragolpe del Mallorca y quería evitar que se adelantara en el marcador. No iba mal encaminado, porque a los 13 minutos hizo bingo el equipo de Vázquez cuando Ansotegi cabeceó en el área un saque de falta de Moutinho desde la izquierda.

El 0-1 era el tesoro que había venido a buscar el Mallorca a Valencia, pero para su desgracia sólo pudo conservarlo cuatro minutos. A los 17 Company cedió un córner absurdo y en el saque de esquina Chema remató de cabeza a la red en el punto de penalty. Los centrales no estuvieron finos y tampoco Cabrero anduvo sobrado de rapidez. El 1-1.

A partir de ahí, más respeto todavía entre Muñiz y Vázquez. No pasó absolutamente nada en el resto de la primera parte y ambos equipos se guardaron la pólvora para la segunda parte, que arrancó con dos cambios inmediatos. Lerma en el Levante y Pleguezuelo en el Mallorca, ya que Company se había dado un golpe en la cabeza. Sin el mallorquín el equipo siguió haciendo lo mismo y el Levante, por supuesto, aprovechó la pasividad bermellona. A los 59 minutos el colombiano Lerma soltó un latigazo terrible desde fuera del área y culminó lo que se veía venir, la remontada.

Luego, como siempre, llegaron los cambios, la presión arriba y la necesidad de remar contra corriente. Una vez más, en vano. Lo dicho, ésta es, lamentablemente, la historia de un equipo perdedor.

Futboldesdemallorca

Los comentarios están cerrados.