Sports de ca Nostra

Rafa Nadal- Thomaz Bellucci (2-6, 6-4, 6-2) Nadal ‘remonta’ ante Bellucci y ya acaricia otra medalla

rafa-nadalNadal no conoce límites. Su grandeza reside en que, pese a no jugar su mejor tenis, se aferra a los partidos como nadie. No busquen otra razón para explicar la victoria sobre Thomaz Bellucci (2-6, 6.4 y 6-2). Rafa acusó el desgaste de la maratoniana jornada del miércoles, jugó mermado por las molestias en la muñeca que le impidieron disputar el dobles mixto, empezó perdiendo, no se encontraba cómodo… pero ganó y ya está en semis acariciando un doblete olímpico de matrícula de honor. Y es que en breve peleará junto a Marc López por el oro en dobles.

El primer set discurrió por la vía rápida: 34 minutos duró para ser precisos. Bellucci creció por momentos, al tiempo que el público. Apenas había comenzado el partido cuando ya disponía de sus dos primeras bolas de break. No las desperdició (1-2). Le sirvió para sacudirse la presión y para que la ‘torcida’ creyera realmente en que existía un resquicio para la victoria.

Al tenista que estaba llamado a ser el sucesor de Kuerten le entraba todo: aces, dejadas, remates, golpes de fondo… Muy sólido en su juego, sobre todo, en el saque, Bellucci comenzó a pegar palazos a diestro y siniestro. Nadal se defendía a duras penas. No encontraba su juego y acumulaba muchos errores no forzados. De ahí que su rival dispusiera de una segunda oportunidad de rotura. «Vamos a romper», gritaba la grada. Y así fue (2-4). El público hacía la ola a la espera de que Bellucci finiquitara el set. El número 54 del mundo se dio el lujo de lograrlo con un ‘ace’. Por primera vez, tras seis partidos y 15 sets disputados, le ganaba una manga a Nadal.

El margen de error era mínimo y Bellucci comenzó arañando los primeros puntos del segundo set con saque para Rafa. Reaccionó bien el manacorí defendiendo su saque y aplicándole a Bellucci su misma medicina: rotura casi para empezar el saque (1-3). No sin sufrir, eso sí, el número 5 del mundo desperdició tres bolas de ‘break’ para acabar imponiéndose en el ‘deuce’. La firmó con un gran paralelo.

La suerte, pese a que la cinta sonreía al brasileño, comenzaba a cambiar. Bellucci seguía pegando ‘palos’, pero yo no tan fuerte ni con tanta precisión. Nadal, por su parte, iba creciendo en el partido y ganando en confianza punto a punto. El juego ya no era tan rápido, directo y fluido como quería Bellucci. Cada uno, sin embargo, iba ganando su saque hasta que se llegó al 5-3.

Nadal servía para cerrar el set y volvieron los gritos de «vamos a quebrar el saque». La situación se tornó crítica: 0-15, 0-30, 0-40… El público se convirtió en una caldera con Bellucci golpeando con violencia la bola una y otra vez. El ‘break’ se concretó con un gran resto (5-4).

 

SEGUIR PARTIDO

marca.com

Los comentarios están cerrados.