Sports de ca Nostra

Rafa Nadal no jugara la final del open de Madrid al caer ante Murray 7-5 y 6-4

Britain tennis player Andy Murray returns a ball to Spanish tennis player Rafael Nadal during the men semifinal of Madrid Open tournament at the Caja Magica (Magic Box) sports complex in Madrid on May 7, 2016. / AFP PHOTO / GERARD JULIEN

Partido de gran nivel en el estadio Manolo Santana que gozó de alternativas y se decidió por pequeños detalles a favor de un Murray que defiende corona en la Caja Mágica y el número dos del ranking. De momento ya está en la gran final. Andy Murray se convirtió en el primer finalista del Mutua Madrid Open 2016 después de derrotar a Andy Murray por un marcador de 7-5 y 6-4 tras dos horas y diez minutos de juego en el choque que abrió la jornada en el estadio Manolo Santana, pista con capota descubierta a pesar de la amenaza de lluvia en la capital.

Nadal y Murray se conocen tan bien que parecen adivinar lo que el rival va a hacer incluso antes de que se ejecute la acción. Por eso no fue de extrañar que los primeros juegos sirvieran simplemente para tantear el terreno. Tan importante era no descolgarse en el marcador en el arranque como no mostrar todas las cartas en una primera mano. Fue Andy, a quien antaño se acusó de jugar excesivamente defensivo sobre tierra batida, quien buscó marcar la diferencia con saques a 216 km/h, golpes planos y dejadas que cortaran el ritmo. Incluso se atrevió a subir a la red aún sabiendo que Rafa está más que fino en lo que a pasantes se refiere.

Un duelo de reveses perdido, un smash estrellado en la cinta y un buen cruzado de Murray se tradujeron en las primeras opciones al resto para el escocés (0-40). Nadal salvó las dos primeras pero la tercera se quedó en la cinta. Tocaba remar desde el inicio. Rafa está en ese momento de confianza en el que cree/sabe que todo es posible. Tiró de orgullo y muñeca para tener sus opciones de equilibrar la balanza, un 15-40 que dejó escapar con una derecha invertida al pasillo de dobles y un resto excesivamente largo. Caerse y volverte a levantar como filosofía de vida. Dos juegos más tarde volvió a encontrarse con la misma situación. Y la aprovechó para el regocijo de una Caja Mágica que jaleó la recuperación cual gol en final de Champions League se tratara. Andy, que por algo es actualmente el número dos del ranking, supo dar a tiempo al botón del ‘Reset’ y volvió a la dinámica que le había dado ventaja media hora antes: peloteos largos, insistente búsqueda al revés de Nadal y misiles a la línea que le acabaron regalando el primer set.

El primer juego del segundo acto se dilató por espacio de diez minutos, buena prueba de lo igualado que estaba el partido. Nadal gozó de tres bolas de break que no supo aprovechar y que podían haber dado un giro al sino de la batalla. Mismo guión en el quinto juego, con el mismo resultado. Buena culpa la tuvo Murray, sólido como una roca, que recurrió a su servicio cada vez que se le encendía el piloto de la alerta. Y así aguardó su momento, que en esta ocasión llegó en el sexto juego. Tirando de dejadas, de una derecha de aproximación y de un revés que cada vez hacía más daño. 2 de 13 en bolas de break es dejar pasar muchos trenes para Nadal y para cualquiera.

Todo parecía visto para sentencia pero con Nadal en pista siempre hay una bola más que jugar. Murray gozó de un ‘match point’ en el noveno juego, momento que acabó por transformarse en ruptura del español por dos derechas de Murray estrelladas en la red. De regalo a regalo. Un smash con toda la pista para él en una ardua defensa de Andy hizo que el británico gozada de dos bolas más de partido. Le sirvió la primera para echar el cierre y sellar su pasaporte a la gran final.

Dos veces campeón en Madrid (2008, 2015), donde defiende la corona conquistada el año pasado en este mismo escenario, Murray buscará la reedición del título esre domingo (18.45 horas) ante el ganador que enfrenta a Novak Djokovic y Kei Nishikori, números uno y seis del ranking mundial.

Los comentarios están cerrados.