Sports de ca Nostra

¿Insultarías a tu hijo?… Una iniciativa que pudo haber cambiado lo que no cambia en el fútbol base

ImageProxyMientras los que solo toman medidas cuando el cadaver aun está caliente y piensan en definir lo que será insulto, insultito o insultazo en un repentino y puede que acertado ataque de sentido común, como si todo fuese algo que apareció de repente en las gradas de nuestros grandes estadios, en los pequeños seguimos semana a semana contando agresiones físicas y no se escriben las verbales ya que no no existe disco duro con tanta capacidad de almacenamiento. 
 «Educar a los niños y no será necesario castigar a los hombres», dijo alguien con poca audiencia según resultados que a la vista están. Es triste como el escrito que a continuación vuelvo a publicar, tener que reconocer el fracaso ya que en este país sigue siendo necesario castigar a los hombres para evitar que sus ejemplos sigan haciendo mella en la educación de los niños. 
 Nada cambió y si lo hizo fue a peor, desde que en 2008 comenzamos un interminable relato de sucesos, convirtiendo la violencia en un apartado fijo por el exceso de noticias y el defecto en las medidas. Nada cambió y si lo hizo fue a peor desde que por esas fechas un árbitro intentó llevar el sentido común a los campos de juego en donde los protagonistas eran los niños. Unos deportistas que cada vez desde mas tempranas edades van asimilando que la violencia forma parte de su paisaje, el insulto al colegiado, al rival o incluso a uno de los suyos va formando en su no formado cerebro, la idea de que esto forma parte del fútbol. Nada les sorprende viendo incluso a muchos deformadores que poseidos por la idea de ganar de cualquier modo, no desentonan en esta orquesta que a muchos les llevará sin remedio a ser castigados al convertirse en adultos. Es triste que la buena idea de un colegiado no se convirtiese en norma, de haberlo conseguido posiblemente hoy no hablariamos tanto de violencia. 
 Ángel Ándrés Jimenez Bonillo tuvo una excelente idea que se quedó en eso, rechazada por los que tienen la sartén por el mango y rara vez se acercan al fuego. Nunca se darán cuenta de que la semilla de la violencia está en el fútbol base y que en sus gradas o en un rincón dirigiendo, existen ultras con mucho peligro, para la salud fisica y mental de los niños.
fútbol BASE Y MAS

Los comentarios están cerrados.