Sports de ca Nostra

Serra se pone en cabeza

serra-ferrerEl pobler es el favorito para entrenar al Betis después del esperpento protagonizado por los andaluces en la Copa del Rey – Una victoria del Mallorca el lunes en el Villamarín podría precipitar su contratación, pese a que todavía es accionista rojillo

­El esperpento protagonizado por el Betis en la Copa del Rey contra el Almería ha puesto a Llorenç Serra Ferrer como el primero de la lista para ocupar el banquillo del conjunto verdiblanco. La derrota por 3-4 y la pésima imagen dejada por el conjunto bético han sofocado las voces que pedían que Juan Merino dejara la transitoriedad y asumiera las riendas del equipo hasta final de temporada, lo que despeja el camino al pobler.
Precisamente puede ser el Mallorca el que acabe de dar el empujón a Serra Ferrer al Betis. Una victoria mañana del grupo de Valeri Karpin en el Benito Villamarín aceleraría el cambio en el banquillo. Al día siguiente el club andaluz celebrará una Junta de Accionistas en la que se podría tomar formalmente la decisión.

El Betis contactó con él y con Pepe Mel poco después de destituir a Julio Velázquez. Han pasado diez días y ambos técnicos, bien conocedores de la casa, siguen siendo las dos opciones más realistas para convertirse en entrenadores del club verdiblanco.

Serra Ferrer estaría más que dispuesto a asumir el reto –»Me haría ilusión», confesó la semana pasada en una conversación con este diario– y en el Consejo de Administración del pasado miércoles presentó su dimisión de los cargos de consejero y vicepresidente del Mallorca, lo que se interpretó como un gesto para allanar su camino al Betis.

Pero sigue quedando el problema de las acciones. No está nada claro que el Consejo Superior de Deportes o la Liga de Fútbol Profesional permitiera al pobler entrenar al conjunto andaluz siendo accionista del Mallorca, por mucho que ya no tenga ni cargos ni funciones dentro del club. Y Biel Cerdà ya ha alertado de la supuesta incompatibilidad en la que Serra Ferrer incurriría.

Queda claro que para evitar conflictos todo pasaría porque el pobler se desprendiera de su paquete accionarial en los próximos días. Se ha acercado a Utz Claassen para negociar la venta de su 49 por ciento de títulos, por los que pide 1,5 millones de euros, pero a día de hoy no hay avances significativos.

Serra, que inauguraría una tercera etapa como técnico verdiblanco, cuenta con partidarios y detractores en la capital andaluza. Es tanta la división entre los que apuestan por el pobler y los que lo hacen por Mel, que algunas voces ya piden la elección de una tercera vía para no romper el consenso social e institucional.

El pobler tiene un aliado precisamente en Merino. Fue un futbolista clave a las órdenes de Serra hace varias temporadas y entre ellos había mucha complicidad. El ahora técnico del Betis se perfila como ayudante del mallorquín en caso de que se le abrieran las puertas del banquillo andaluz.

Los tres goles que el Betis encajó en media hora el viernes ante el Almería han disparado las alarmas en un club que quería tiempo para contratar al nuevo técnico. La victoria de los andaluces la pasada jornada en Llagostera calmó los ánimos de una afición crispada al ver que el mayor presupuesto de Segunda División ha sufrido varias humillaciones ante rivales más que modestos y que le han alejado de los puestos de ascenso directo, objetivo inexcusable para los verdiblancos este curso.

Mientras, el club vive un seísmo desde que, un día antes de la destitución de Velázquez, dimitiera toda la junta directiva.
Serra vio frustrada su posibilidad de desembarcar en el club andaluz el pasado verano, cuando le reclamaron para convertirse en el máximo responsable del área deportiva. Iba a tener poderes absolutos para diseñar la planificación y devolver al Betis a Primera División por la vía rápida. Entonces no se pudo ir porque no fructificó la venta de sus acciones y Biel Cerdà a Dudu Aouate. Ahora no está dispuesto a dejar escapar este segundo tren.

Leer:  Serra se pone en cabeza – Diario de Mallorca

Los comentarios están cerrados.