Sports de ca Nostra

Voley Superliga Masculina ; 3-2. Una victoria de dos caras para el Ushuaia Ibiza

3101Aunque fuera circunstancial por la diferencia de partidos con Unicaja Almería, el liderato de la Superliga masculina fue la guinda a una trayectoria imparable en la máxima competición del voleibol nacional del Ushuaïa Ibiza. Pero los de Vila despertaron ayer del sueño, quizá demasiado pronto. Los ibicencos sufrieron para derrotar en Es Viver al Vecindario ACE Gran Canaria (3-2), en un encuentro bipolar que devolvió la primera a los almerienses, que derrotaron con solvencia en su cancha al Electrocash (3-0).

Los grancanarios, que nunca han salido victoriosos de Eivissa en Liga, son un rival incómodo y peleón. Toni Gino Corona aguantaba los momentos previos al inicio del choque enfrascado en sus pensamientos. Pese a la buena dinámica de la escuadra amarilla, las molestias del cañonero Ronchi en el gemelo y de Borges en la espalda le corroían los pensamientos. No en vano, llegaban en el peor momento.

Pero los ibicencos comenzaron como una auténtica apisonadora. La sinfonía del líder era compacta y dejó sobre la pista un muro impermeable.

Elvis de Oliveira machacó con furia el primer balón que pasó por sus dominios y la maquinaria pitiusa fabricó un 4-0 de parcial inicial. Ronchi y los fallos en el saque de los canarios, que estrellaban balones sin parar en la red, fabricaron una ventaja insalvable. Chema Jiménez y Dus mandaban, Rochi bombardeaba y un remate fuera de los visitantes puso el 25-15 final.

Comenzó con igualdad y alternancia la segunda manga. El equipo que entrena Francisco Sánchez Jover hizo un amago de reacción con buenos ataques de Aarón y Ruimán. Hasta el 6-5 se mantuvieron cerca los visitantes, pero una gran fase con Dus al servicio dio ventaja a los pitiusos (10-7). Ronchi comenzó a errar, pero no se encendieron las alarmas. El Eivissa siguió engrasado, se marchó hasta el 23-15 y mató el segundo acto.

Problemas físicos de Ronchi
Pero dentro del armonioso juego del Ushuaïa Ibiza, la nota disonante fue la salida de Ronchi. El máximo anotador de la Superliga se quejó de la pierna y dio pasó a Borges, que también arrastraba molestias. Y cuando parecía que cerrarían el encuentro por la vía rápida, la locomotora amarilla gripó y dejó paso a un partido bipolar.

Los de Sánchez Jover saltaron con furia, bloquearon mejor, fueron más rápidos y ganaron todas las disputas. Lo que antes se quedaba en casa, volaba al marcador del Vecindario.

Y así, lo que eran pequeños pasos por delante fueron zancandas hacia atrás. Solanas perdió la brújula y Chema, de los más destacados en el inicio, desapareció entre la bruma. Ramos y Artiles fueron como gatos sobre la pista y castigaron los bloqueos de los ibicencos. Del 12-11 local se pasó al 17-18 visitante. Y los canarios comandaron hasta el final con solvencia, certificado con un saque fuera de Borges el 21-25.

El 2-0 con el que comenzó la cuarta manga fue un oasis. Ramos se encargó de que así fuera, empató el encuentro (5-5) y facilitó el trabajo a los suyos. Ronchi volvió a pista y el marcador estuvo igualado hasta el ecuador. Se marcharon primero los de Sánchez Jover 15-18, pero Oliveira y Fidalgo mantuvieron la emoción (17-18). Para entonces la fortuna ya había castigado al Ushuaïa Ibiza con la lesión de Pablo Dus, el mejor jugador de la pasada jornada en la Superliga.

Punto de partido perdido
Volvió Chema al partido y Fidalgo se multiplicó por el centro con bloqueos incontestables para poner el 22-22. Con el 25-24, con bola de partido y Ronchi al saque, al Eivissa le temblaron las piernas. No lo hicieron los visitantes, que se llevaron el cuarto set con un saque del italo-uruguayo a la red (25-27).

Con una oportunidad única perdida, el choque se decidió en el desempate y con un punto en juego. Rugió la grada en varias ocasiones, pero no fue suficiente para invertir la dinámica.

Y en este momento, cuando los brazos se atascan y se nublan las mentes, apareció la figura de Edmond Solanas. El catalán no se escondió, las pidió todas y salvó a sus compañeros. La contienda estuvo igualada hasta el final. Hasta el 13-13 llegó el partido después de que el Vecindario bloqueara a Solanas.

Pero no había dicho su última palabra. Un remate suyo y un bloqueo mataron el partido y sumaron dos puntos más en el casillero del Ushuaïa Ibiza (15-13) Diariodeibiza

Los comentarios están cerrados.