Casa Rural en Asturias. Reserva tus vacaciones al 630.938.965
Sports de ca Nostra

Sporting Mahonés, un aniversario surrealista pero de lo más real

215Fue una celebración singular, atípica si lo prefieren. La lógica es aplastantemente cruel. ¿Cómo va a celebrar un club su aniverario si dejó de existir como tal hace 13 meses? Ese es el argumento capcioso que circula por algunos mentideros futbolísticos de la Isla -preferentemente en Maó, en la barriada de las Tanques del Carme y la de la Avenida Menorca- desde que este diario se hizo eco de las intenciones de la junta del Sporting de Mahón que preside Fernando Osuna, decidida a darle un boato modesto a la efeméride que se cumplió el pasado día 17 de este mes.

Y no es un ejercicio de rechazo frontal considerar esta celebración como un hecho objetivamente surrealista. En el plano federativo el Sporting Mahonés es historia, la historia más brillante del fútbol insular en los últimos 40 años, con mucha diferencia. Pero  no es menos cierto que el Sporting de Mahón, la nueva entidad creada hace un año como solución al desastre que llevó al Mahonés a su disolución, es la viva imagen de su progenitor, tiene las mismas características físicas y está soportado por la misma familia que educaba al legendario Sporting Mahonés. Quien pretenda discutirlo desde el sentimiento o la práctica se engaña a sí mismo por más que la variación leve del nombre original permita esa interpretación.

El Sporting de Mahón es el Sporting Mahonés. La Federació Balear ha mirado hacia otro lado, incluso ahora con el cambio en el color de las camisetas que recuperan, en parte, el azul tradicional del club que alcanzara la Segunda División B durante ocho temporadas y media, que se dice pronto. Será  criticable, seguramente, la connivencia institucional y federativa por el perjuicio ocasionado a los acreedores pero el caso del Sporting Mahonés -o de Mahón- es el mismo que han protagonizado decenas y decenas de clubes deportivos en toda la geografía nacional, en cualquiera de las categorías. Refundados bajo otras siglas como el caso que nos  ocupa, éstos también han festejado aniversarios señalados mucho más añejos que el del club surgido de aquél maltrecho pacto de fusión en 1974.

Respetando, por tanto, sensibilidades e historia, el hecho noticioso aunque paradógico es que el Sporting Mahonés, difunto formalmente pero reencarnado en el Sporting de Mahón, cumplió el día 17 40 años. «Somos el Sporting, solo que hemos cambiado el apellido e incluso este ‘de Mahón’ suena mejor porque viene a recordar aquél lema con el que nacimos de ‘un pueblo, un club, una afición’, recordó emocionado el presidente, Fernando Osuna, en la cena celebración del aniversario el sábado en el restaurante del Club Marítimo de Mahón, ante la atenta mirada de la alcaldesa, Águeda Reynés.

El militar en la reserva cogió el micro y tuvo la aguda sutileza para incluir en su discurso a la mayor parte de las personas que edificaron al club a lo largo de sus cuatro decenios. Desde Gaspar Melsión hasta Naro Anglada, desde Vicente Engonga -presente en la sala- hasta los diferentes equipos que han triunfado con la camiseta azul, pasando por los expresidentes -asistieron Paco Cardona, José Bonet, José Luis Fernández y Pedro Pons Vives. Incluso nombró a Paco Segarra. Fueron unos 150 comensales. No estuvieron todos los que son pero sí fueron todos los que estaban.

La distinción personal arbitrada por la directiva de Osuna tuvo una elección plausible. Si alguien ha permanecido fiel al Sporting desde, prácticamente sus inicios desempeñando cualquiera de las facetas altruistas que precisa un club de fútbol ese es José Coll ‘Verd’. 32 años en la junta directiva «y los que le quedan», dijo Osuna, «haciendo de todo», vendiendo lotería, cortando entradas o fichando jugadores. El popular ‘Verd’, que no se esperaba el reconocimiento, lo recibió con modestia y gratitud, dos de los valores que han acompañado al propio club, no siempre, pero sí a lo largo de muchos de esos 40 años.

El ágape concluyó con la proyección de parte del video elaborado por Frank Riera y Nando Orfila que glosa la historia del club a partir de imágenes deliciosas y testimonios de quienes fueron arte y parte en su devenir. «El futuro del Sporting será lo que nosotros queramos que sea», concluyó Osuna. En cualquiera de los casos, enhorabuena y felicidades. diario de Menorca

Los comentarios están cerrados.