Sports de ca Nostra

Desolación en el Sant Jordi juvenil tras otro cruel final

 ­2601-1El fútbol volvió a maltratar ayer a la Penya Esportiva Sant Jordi juvenil. Fue otra vez muy cruel con el equipo ibicenco, que estuvo 84 minutos del partido que jugó contra el Dosa –al que goleó 7-0– en División de Honor porque el líder, Manacor, no estaba ganando en el campo del Serverense, pero en el tiempo de descuento (minuto 93), otra vez en el maldito tiempo añadido, los manacorenses, que fueron perdiendo 2-0 y que empataron a dos goles en el minuto 83, marcaron su tercer tanto que le daban los tres valiosos puntos que lo llevan directamente a la máxima categoría del fútbol juvenil nacional.

La historia de la semana pasada, en la que los mallorquines empataron de penalti contra el Sant Jordi en el minuto 96, se repitió y machacó otra vez a un bloque verdinegro que acabó destrozado anímicamente. No es para menos porque en siete días el Manacor le ha arrancado dos veces de los brazos el ansiado ascenso de categoría.

Ayer no había consuelo para unos jugadores que en un fatídico segundo pasaron de la alegría contenida a la mayor de las decepciones de su corta carrera deportiva, pero que no podrán olvidar en mucho tiempo porque el desenlace de las dos últimas jornadas ha sido verdaderamente despiadado para el modesto Sant Jordi, que nada más acabar el encuentro y todavía con las lágrimas en los ojos sus directivos felicitaron deportivamente al Manacor.

El cuerpo técnico consoló como pudo a sus futbolistas, que lloraban con rabia e impotencia por haber perdido el ascenso dos veces en el tiempo de descuento.

Fue el tristísimo colofón a la mejor temporada de la historia del Sant Jordi juvenil, que puede presumir de la gran campaña que ha hecho. Los jugadores que seguirán en el equipo deben ser la base para que este club siga apostando por el fútbol base y vuelva a intentar dar el salto de la categoría el próximo ejercicio fubolístico.

El fútbol le debe una a la Penya Esportiva Sant Jordi.
Fuente diariodeibiza

Los comentarios están cerrados.