Casa Rural en Asturias. Reserva tus vacaciones al 630.938.965
Sports de ca Nostra

Fútbol Sala ; Clayton, adiós a un genio y figura del Gasifred

2901  Clayton disputó el pasado sábado su último encuentro como jugador en activo y recibió en el pabellón municipal de Es Pratet un merecido y emotivo homenaje de su club de toda la vida, el Gasifred, donde ha militado durante once temporadas.

El jugador brasileño, acompañado de su hija mayor de 11 años, atravesó el pasillo de honor que le brindaron sus compañeros de equipo y el Racing Formentera, donde esperaba vestido de corto para jugar unos minutos su compatriota Dudú Baliano –ahora técnico del bloque formenterense–, quien le trajo al club de Vila en 2003, cuando estaba como entrenador. Clayton, visiblemente emocinado, se abrazó con todos ellos y recibió una portada por parte del Gasifred. Después su mujer y su hija pequeña se sumaron a este reconocimiento y posaron con el resto de integrantes de la plantilla, directiva y cuerpo técnico del club ibicenco que siempre llevará en su corazón.

Al finalizar el partido, Clayton explicó sus sensaciones en su despedida: «Ha sido muy emocionante. Pensaba que iba a estar fuerte y que no iba a llorar, pero me han podido los sentimientos. He pasado más momentos buenos –recuerda los dos ascensos a Plata y el play-off de ascenso a División de Honor que jugó– que malos en el Gasifred –los dos descensos, uno a 1ª A y el último a Tercera–, donde he estado tantos años».

El jugador brasileño reconoció que no ha sido fácil su decisión de dejar el fútbol sala, pero la tenía muy clara: «El infarto que me dio el año pasado me hizo ver las cosas de otra forma. Ahora quiero disfrutar de mi mujer y de mis dos hijas, que son lo más importante de mi vida».

Quiso agradecer el trato recibido en el Gasifred, al que considera «una familia»: «Doy las gracias al presidente, José Ferrer, a Jordi, Vicente, Juanito (Ruiz), Juan Ortiz, al ´abuelo´ (Alfonso), a Marcelino, que empieza ahora de directivo, Mariano Ripoll, que ya no está aquí, pero que me ayudó mucho, a todos los compañeros y técnicos que he tenido en mis once años en el club, y a la afición».

Clayton no pudo reprimir las lágrimas de emoción y se acordó especialmente de su padre, fallecido hace tres años: «Se portó muy bien conmigo. Venía de una familia muy humilde y pobre. Éramos doce personas en casa y siempre me guardaba algún alimento cuando tenía hambre. Ha sido la persona más importante de mi vida». Clayton pone fin a una etapa de 23 años como jugador, de ellos 11 en Gasifred, donde se despide un genio y figura, dentro y fuera de la cancha.(Diariodeibiza)

Los comentarios están cerrados.