Casa Rural en Asturias. Reserva tus vacaciones al 630.938.965
Sports de ca Nostra

Biel Cerdà y sus amenazas a los empleados del club

Os reproduzco el texto que hemos publicado hoy en EL MUNDO sobre las últimas correrías de Biel Cerdà. No se me ocurre otra forma de definir lo que leeréis a continuación más que la de miserable. Juzgad vosotros mismos.

Sucedió la pasada semana. Biel Cerdà entró pegando gritos en las oficinas de Son Moix con un papel en la mano. Era un recibo de taxi de 28 euros y quería cobrarlo inmediatamente. No mañana o pasado. Inmediatamente. Sin demora.

La trabajadora que le vio entrar fue la que se llevó  la primera amenaza. «O me pagáis ya o no convocaré Consejo». Puede parecer una simple advertencia, pero el presidente sabía lo que decía. Si no se reúne el Consejo no se firman las nóminas. En consecuencia, los empleados no cobran.

Muy nerviosa, fue a buscar a Blum a su despacho. No estaba. Fuera, Cerdà insistía cada vez con mayor virulencia en el cobro de los 28 euros. Tuvo  que intervenir el gerente Juan Barrios, que dio orden de abonárselos directamente de la caja. Cerdà, con el dinero en el bolsillo, empezó a calmarse.

Desde aquel día no ha cesado de utilizar la misma amenaza. Juan Barrios ha sido el último damnificado. Hace 48 años Cerdà se presentó en su despacho y le exigió que le entregara las llaves del Audi que utilizaba Serra Ferrer. Barrios se negó, pero el presidente le recordó las consecuencias que podría acarrearle su actitud. Desde hace dos días Cerdà se desplaza de nuevo con uno de los vehículos propiedad del club, pese a que en el Consejo le ordenaron expresamente que no lo hiciera. Todos imaginan que el siguiente paso será tratar de recuperar la VISA.

Cerdà se siente fuerte. Sabe que su voto decanta cualquier votación y ha recuperado las ínfulas que pedió cuando el Consejo le destituyó como apoderado. Ahora no cesa de dar órdenes. Y quien no las sigue recibe siempre la misma respuesta: «no convocaré al Consejo». De momento ya ha incumplido uno de los plazos. Se acordó que habría reuniones cada semana. Habrá que esperar hasta el próximo martes. Habrán pasado 13 días desde el último.

A Cerdà eso no parece preocuparle. Sí en cambio su imagen. Quizás por eso ordenó que se contratara a un profesional externo para que llevara a cabo la fotografía oficial del equipo porque la última vez no le gustó el resultado. No debió encontrarse lo suficientemente atractivo y mandó que la imagen fuera tratada con photoshop. Se quejaba de que su corbata estaba torcida y nadie le había avisado. El próximo martes el Consejo debe aprobar el pago de 200 euros al fotógrafo. Quizás Cerdà se lleve una sorpresa.

Los trabajadores por supuesto están hartos. Hartos y preocupados. Los técnicos del fútbol base han cobrado la última mensualidad esta misma semana y temen que el próximo mes vuelva a haber retrasos. Por eso el Comité de Empresa ha convocado una reunión urgente para el miércoles de la semana que viene. A las ocho de la mañana. Hay que actuar. (Tomeu Maura)

Los comentarios están cerrados.