Sports de ca Nostra

EL DEPORTE BASE CATALÁN REACCIONA ANTE LAS INSPECCIONES

dsc_0020El deporte base en Catalunya vive un momento de crispación. La causa son las inspecciones de Trabajo sufridas en el último año por varias entidades, con multas en algunos casos muy elevadas, con el objetivo de que den de alta en la Seguridad Social a cualquier empleado que tenga una prestación económica, una medida que muchos clubs modestos consideran inasumible y un torpedo en la línea de flotación para la supervivencia de las entidades.

Clubs de natación y de fútbol ha sido los más perjudicados por las inspecciones en el último año que, sobre todo, han tenido lugar en Catalunya, aunque también se han vivido en otras comunidades. La multa tras la inspección al CN Sabadell fue de un millón de euros, de cerca de 250.000 euros al CN Barcelona y de unos 700.00 euros al Santboià de la Tercera División de fútbol.
«Nosotros, en el club, contamos con unos 48 entrenadores», cuenta Jordi Villacampa, presidente del Joventut, en un ejemplo que puede extenderse a numerosos clubs catalanes. «Del total, unos 30 técnicos cobran entre 120 y 150 euros porque tiene su propio trabajo. A partir de aquí, no tenemos la capacidad para hacer de empresarios dentro del club», precisa Villacampa.
Los clubs han hecho llegar su temor a la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (UFEC), que ha convocado a todos los presidentes el 10 de julio para tomar «medidas y salvar al deporte de una situación esperpéntica». Josep Maldonado, portavoz de CiU en el Senado en materia deportiva, reclamó ayer la comparecencia del responsable del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, para que explique qué hará su organismo antes las actuaciones de Trabajo. «Las exigencias de la inspección ponen en peligro la supervivencia del deporte en general y provocan una oleada de alarma social en Catalunya». afirma Maldonado.
REUNIÓN EN MADRID / La Secretaria de l’Esport fue la primera en movilizarse para hacer frente a una medida que puede poner en jaque el deporte de base. Tras reunirse con responsables de la Seguridad Social el pasado mayo en Madrid, el secretario general de l’Esport, Ivan Tibau, ha conseguido una moratoria en las inspecciones hasta el 30 de septiembre tras llevar la propuesta de una comisión de trabajo formada a principios de año, integrada por la propia Secretaria d l’Esport, la UFEC y representantes de las dos federaciones más perjudicadas, las de fútbol y natación.
ALARGAR LA MORATORIA / Tibau pretende alargar la moratoria después de haber tenido reuniones con los grupos políticos con representación en Madrid (CiU, ERC, PP, PSC e ICV) para impulsar una iniciativa en el Parlamento español que regule el «voluntariado compensado», que es la raíz del problema. «Hay que buscar un marco legal en el que la gente del deporte esté cómoda y regularizar el sector amateur».
La Secretaria de l’Esport promoverá varias reuniones en los próximos 15 días en todo el territorio catalán para dar asesoramiento legal y laboral a ayuntamientos, clubs, asociaciones. «Debemos lograr una interpretación amplia del contexto legal por el que los trabajadores que desarrollan de forma voluntaria su trabajo en una entidad deportiva sin ánimo de lucro ni superar el salario mínimo interprofesional (645 euros) estén excluidas de la relación laboral», cree Gerard Esteva, vicepresidente de la UFEC y presidente de la catalana de vela. «En caso contrario se estará atacando al deporte humilde, a la base, en clubs que cumplen con una función social»   LA VANGUARDIA.

Los comentarios están cerrados.