Sports de ca Nostra

Partido de Cadetes; Valsequillo-Arguineguín, Panico en el Estadio

232Después de presenciar el simulacro de partido en El Palo ayer, estas fotos y vídeo hablan por si solas del vandalismo que se está adueñando del fútbol, en este caso un partido de cadetes acabó con escenas de pánico, basta escuchar el sonido que emite la grada para pensar seriamente si hoy en día es prudente llevar a un niño a presenciar un encuentro de fútbol. ¿No bastan las fotos de los delincuentes para que los castigos lleguen a algo mas que una pequeña multa?… Es urgente domar a las fieras antes de que estas se mezclen con personas civilizadas.
Marcelino Suárez Once jugadores y dos técnicos del Valsequillo tuvieron que ser reconocidos en el centro de salud de El Tablero, mientras que otro jugador, Alexis Ramos, recibió puntos de sutura en una ceja tras ser observado en una clínica de Meloneras, según informa José Antonio Peñate, presidente del Valsequillo, tras ser víctimas de las agresiones que sufrieron en el campo de Arguineguín durante el encuentro de vuelta de la promoción de ascenso a la Cadete Preferente que disputaban con el equipo local. A los graves incidentes, iniciados por los futbolistas del Arguineguín, se sumaron 40 seguidores del equipo sureño ubicados en el otro lateral de un campo que atravesaron para tratar de agredir a los miembros del equipos visitante. Las consecuencias hubieran sido mucho más graves si personas con mayor raciocinio que las que iniciaron y secundaron la refriega no ponen orden después de casi cinco minutos de batalla campal.
Los cerca de 200 aficionados de Valsequillo, que se desplazaron en tres guaguas a Arguineguín, con el alcalde, Francisco Atta al frente, pasaron unos momentos muy desagradables y de mucha angustia. Ante esta situación, el árbitro del encuentro, Alexis Vega, optó por suspender el choque. El partido se estaba desarrollando dentro de unos cauces aceptables de deportividad hasta que en el minuto 66 Besay marcaba para los visitantes y les dejaba a las puertas del ascenso tras ganar 2-1 en la ida. El autor del gol se acercó a su banquillo para celebrarlo con sus compañeros y esto no gustó al número ocho del Arguineguín, que propinó una patada a Jonay, por lo que fue empujado por un futbolista visitante. Acto seguido algunos jugadores locales perdieron los nervios y arremetieron, con manos y pies, contra sus adversarios, que repelieron las agresiones. Sobre la marcha llegó la avalancha de aficionados del Arguineguín que la emprendieron con técnicos, jugadores e incluso con seguidores del Valsequillo que se encontraban en las gradas, lanzándoles hasta sillas. Por unos momentos todo se descontroló y se vivieron unos minutos de pánico en los graderíos del campo de Arguineguín hasta que volvió una calma tensa, pero con el partido ya suspendido.http://www.laprovincia.es

 

Los comentarios están cerrados.