Sports de ca Nostra

El desmadre arbitral acaba con las ilusiones del Portmany

El Portmany se llevó ayer uno de los varapalos más dolorosos de su historia, ya que hizo todo lo que estuvo en su mano para superar la primera eliminatoria de la fase de ascenso a Tercera División que disputó contra el Génova –que traía un marcador a favor en la ida de 3-0–, pero cayó eliminado en la prórroga por 4-1, gracias a la desastrosa actuación del colegiado ibicenco Josep Roig, quien perjudicó gravemente al bloque sanantoniense, que recibió la expulsión de cinco jugadores, dos de ellos del banquillo. El momento más caliente del partido y que provocó las iras de los aficionados y del conjunto local hacia el árbitro fue en la segunda parte con las expulsiones, la primera de Iván por doble amonestación (min. 55), la segunda, una roja directa de Curuné en el descuento con 2-0 en el marcador, y la tercera, una doble amarilla a David Santa, la segunda por echar el balon fuera, cuando Bonilla igualaba la eliminatoria con el 3-0.

Los ánimos se caldearon mucho y Josep Roig, en plena ´calentura´, echó a un jugador del Génova Gaby por dos amarillas antes de llegarse a la prórroga, donde siguió el arbitraje esperpéntico. Pese a la heróica remontada que estaba realizando el bloque portmanyista, Josep Roig se encargó de seguir echando más leña al fuego en el tiempo suplementario después de que el conjunto local consiguiera la hazaña de darle a vuelta a la eliminatoria con tres jugadores menos contra diez de su rival.

Fran, en una gran contra iniciada por Bonilla, marcó el 4-0 (m. 102), que le daba la clasificación para la segunda ronda de la fase de ascenso. Este gol llevó la locura a las gradas y a todo el banquillo del Portmany, que saltó al campo para festejar el tanto.

Entonces, el colegiado quiso volver a tener un triste protagonismo y acabó de encender la mecha tras decidir expulsar con roja directa a los futbolistas Valdi y Félix, que salieron a festejar el cuarto tanto de los suyos. El Génova, que estuvo contra las cuerdas pese a estar en clara superioridad numérica, marcó el gol que le daba la clasificación en el inicio de la segunda parte de la prórroga por medio de Gero. Al finalizar el encuentro, los aficionados despidieron con una gran ovación a su equipo por el sobresfuerzo realizado, mientras que el colegiado fue despedido por una fuerte bronca y tuvo que se escoltado junto a sus dos auxiliares por las fuerzas de orden público. Diariodeibiza)

Los comentarios están cerrados.