Sports de ca Nostra

El policía que agredió al árbitro en Paterna y que perdió el bazo puede acabar en prisión de tres a seis años

untitledLa investigación judicial de la brutal agresión del policía nacional al árbitro durante un partido de Segunda Regional está a punto de concluir. Recientemente, el colegiado, que es menor de edad, acudió al juzgado de Instrucción número 2 de Paterna. En su declaración ratificó la agresión y las patadas que le propinó el agente, jugador de uno de los equipos. El ataque se produjo justo al final del encuentro al considerar injusta una decisión arbitral.

El juzgado, por el momento y a la espera de si alguna de las partes solicita nuevas diligencias, ha concluido ya con todas las declaraciones previstas: el imputado, la víctima y los testigos de la agresión. Entre estos últimos figura también el padre del menor, que estaba presente en la grada durante la disputa del partido. El policía, que pertenecía al Mislata UF, reconoció en el juzgado que propinó una bofetada, pero no admitió las patadas. Habló de un «zarandeo» sin concretar más este aspecto. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia añadieron que el juzgado se encuentra a la espera de recibir un informe médico de las lesiones que sufrió el menor. Al joven árbitro se le extirpó el bazo como consecuencia de la agresión y permaneció varios días hospitalizado en el Arnau de Vilanova.
La familia trata de mantener al menor alejado de la repercusión mediática que ha generado su caso. «Héctor ya ha vuelto a sus clases, está recuperándose poco a poco», explicó el padre de la víctima. De momento trata de recuperar la normalidad, aunque todavía no puede practicar deporte. La causa se abrió por un presunto delito de lesiones graves. La pérdida de un órgano agrava la pena a la que puede enfrentarse el policía. En principio, y teniendo en cuenta que el bazo no se consideraría órgano principal, el agente podría enfrentarse a una petición de entre tres y seis años de prisión. El informe médico tendrá que ratificar que la pérdida del bazo se produjo como consecuencia de la agresión.
La Policía Nacional decidió suspender al agente de empleo y sueldo durante seis meses de manera provisional.

Los comentarios están cerrados.