Sports de ca Nostra

El arbitro de Baloncesto Kike Ortega evita la tragedia en Pollença

kike-ortega_arbitro1213El partido de categoría cadete masculina jugado en Pollença el pasado sábado entre el EU Moll y el CB Santanyí no acabó en tragedia gracias a la certera y afortunada intervención del colegiado del encuentro, Kike Ortega Vila, el cual junto con el auxiliar de mesa Carlos Jiménez, fue capaz de afrontar una situación de alto riesgo que bien podía haber acabado de la peor de las maneras.

Todo ocurrió en un lance del partido que disputaban en el Port de Pollença el EU Moll y el CB Santanyí de categoría cadete masculina. Transcurría el minuto 6 del tercer cuarto, cuando un choque fortuito entre el jugador local con dorsal número 11 A.K. con el visitante dorsal nº 5 J.A. acabó con el chaval del EU Moll desplomado en el suelo.

A continuación, se sucedieron las convulsiones por parte del jugador del EU Moll al tiempo que sufría pérdida de conocimiento y con los ojos en blanco. Una situación que pudo acabar de la peor de las maneras si no hubiese mediado la actuación inmediata y profesional del colegiado del encuentro, Kike Ortega Vila. Y es que en unos momentos de gran tensión, con el pánico que se vivía entre jugadores, entrenadores y aficionados, Ortega supo guardar la calma y actuar en consecuencia.

Puestos en contacto con el colegiado, éste relató con pelos y señales lo sucedido sobre la cancha del pabellón de juego del EU Moll: ‘tras el choque, el chaval estuvo convulsionando un minuto hasta que me trajeron la canula de gudel – para liberar las vías respiratorias – así que le sujete la cabeza para que no se golpeara más y no se hiciese daño en las cervicales, colocándolo lateralmente para que no se tragase la lengua’ recordando que en también tuvo la ayuda del auxiliar de mesa, Carlos Jiménez, el cual intentaba sacarle la lengua con las manos, pero sin conseguirlo. ‘Cuando consiguieron la canula de Guedel, se la coloqué. Convulsionó un minuto más y debido al traumatismo, estuvo unos cinco minutos con pérdida conciencia y con los ojos blancos …’.

Afortunadamente, el tema no pasó a mayores: ‘conseguimos estabilizarlo, durante unos quince minutos le estuve sujetando las cervicales al chaval y controlaándole la constantes vitales. Una vez llegó la ambulancia, ayude a los tecnicos a colocar el collarín cervical, movilizarlo con la camilla de palas para que se lo llevasen a un centro sanitario’. A la pregunta de sí el chaval no hubiese recibido esos primeros auxilios, ¿qué le habría pasado?, el colegiado no dudó en afirmar que ‘hubiese sucedido lo peor. Afortunadamente, mis tres años trabajados en ambulancias de urgencias han servido para algo’ afirmó Kike Ortega Vila, un modesto árbitro de baloncesto mallorquín, y que a día de hoy se encuentra en el paro, pero con la conciencia bien tranquila de haber hecho lo que realmente debía hacer. Y a buen seguro que los padres del chaval, A.K. – del que solo damos las iniciales al ser menor y respetar su derecho a la intimidad – agradecerán eternamente.

►Partido suspendido.

Y aunque ello entra dentro de lo anécdotico – de hecho, nadie habla del resultado – el encuentro tuvo que ser suspendido ante las impactantes escenas que se vivieron tras el desgraciado incidente, lo que afecto – como no podía ser de otra manera – tanto a los chavales de ambos equipos como a sus respectivos cuerpos técnicos.

Texto y foto: Bàsquet Balear.com

Los comentarios están cerrados.