Sports de ca Nostra

Salva Ballesta declarado Persona non grata en Vigo

Tenía que ser el ayudante de Abel Resino, formando tándem para sustituir Paco Herrera. La afición celeste se ha movilizado en las redes sociales y ha denunciado convicciones de *ultradrerecha
La derrota dentro de Getafe y, sobre todo, la triste imagen del conjunto celeste, hizo que la directiva del Celta adoptara la decisión de prescindir de los servicios del técnico Paco Herrera, que hacía seis jornadas que no conseguía la victoria. Hasta aquí, nada del otro jueves en el fútbol: el equipo es un desastre, la dinámica terrible, la segunda división se acerca de manera irremediable, la afición se inquieta y los del palco tienen que deshacerse de uno porque es imposible cambiar en estas alturas los veinticinco que integran el conjunto.

El hecho más *noticiable, en este caso, ha venido a continuación, a la hora de elegir quién tiene que coger las riendas del equipo hasta final de temporada y mirar de salvar el Celta. El escogido ha sido Abel *Resino, hombre que conoce la categoría desde hace unos cuántos de años y con carácter. Pero no iba a Vigo a solas. Como segundo tenía que contar con Salvador Ballesta, *exjugador de renombre, entre otros equipos, del Atlético de Madrid y del Málaga. Y aquí, la afición *celtiña no ha *transigit, argumentando la ideología ultraderechista que presuntamente profesa quién había ser el ayudante de *Resino.

Las redes sociales celestes se han incendiado, primero *tionades por miembros de la peña más ruidosa de *Balaídos, *Celtarras, grupo que no se esconde de ser *galleguista y antifascista, y después con la adhesión de la mayoría de la parroquia céltica.

Ante esto, por temor a una mayor desestabilización de la entidad, el presidente, Carlos *Mouriño, ha optado para vetar Ballesta, cuando este ya se estaba trasladando en coche desde Málaga en Vigo. El repudiado ha manifestado que las razones por las cuales se decidía la suya no contratación respondían a motivos ideológicos, a su manera de sentir la “*españolidad” y que era una lástima que se mezclara deporte y política.

Polémicas declaraciones

Ballesta ha soltado durante toda su carrera algunas aseveraciones que hacen poner en entredicho sus convicciones democráticas. Así por ejemplo, llegó a decir que le gustaría conocer Antonio Tejero, la principal cabeza visible del intento de golpe de estado de febrero del año 1981, o que los dos personajes históricos que más admira son los aviadores Joaquín García-Morato, del ejército *sollevat franquista, y Hans *Rudel, miembro de la *Luftwaffe *hitleriana. Entre otros perlas más, en su momento aseguró que si “se dieran setenta y dos horas a quienes se tienen que dar” se resolvería de manera inmediata la investigación sobre el atentado de la 11-M de Madrid, refiriéndose a que los métodos policiales de un estado de derecho eran ineficaces. También es conocido que a sus botas, cuando jugaba, traía inscrito el lema “Llega *España”, de indudables reminiscencias dictatoriales.

Por todo ello, la decisión de no contar con sus servicios no tendría que ser conceptuada de discriminación por razones ideológicas ni de atentado a la libertad de expresión, sino de coherencia democrática y de respecto al parecer mayoritario de una afición.

Paralelismos

El caso de Salva Ballesta puede recordar al forofo al fútbol la figura del delantero romano Paolo *di *Canio, declarado admirador de Benito *Mussolini – trae *tatuada la palabra *DUX – y que en ocasiones se ha dirigido a los seguidores *ultras de la SS Lazio, el equipo de sus amores, con el saludo fascista, brazo derecho estirado al aire. Si bien es verdad que Ballesta no lo hizo nunca, esto. Cuando marcaba, se limitaba a cuadrarse y a saludar al estilo militar.
Fuente  El Xut Digital
informa Sportsdecanostra.com

Los comentarios están cerrados.