Sports de ca Nostra

Lucha; Golpe a la cantera balear del Centro de Tecnificación

La lucha balear sufrió ayer un duro golpe. La Comisión Ejecutiva del Comité Olímpico Internacional (COI) propuso dejar a esta disciplina deportiva fuera del programa olímpico permanente después de los Juegos de Río 2016. Las reacciones no se hicieron esperar y en Balears la decisión cayó como un jarro de agua fría. Moisés Sánchez, olímpico en Atenas 2004, fue claro y directo: «Será nuestra extinción». De la misma manera se expresó la alavesa Maider Unda, quien con su bronce en Londres 2012 dio a España su primera medalla: «Estoy impactada, sorprendida y apenada. Nos aboca a la desaparición y a suprimir la escasa cantera que hay».

Si la lucha desaparece tras Río, el futuro de la cantera es más que negro, al igual que los distintos centros de tecnificación de España, entre los que destaca el de Balears, de los mejor considerados y que ha cosechado éxitos en competiciones nacionales e internacionales, además de presumir con dos olímpicos: el propio Moisés y su hermano Fran, que participó en Pekín 2008.

Sorpresa e indignación
La decisión fue anunciada ayer en rueda de prensa por el director de Comunicación del COI, Mark Adams, al término de la primera reunión de trabajo de la Comisión Ejecutiva en Lausana. La decisión causó sorpresa, ya que la lucha no figuraba como uno de los deportes que podían quedarse fuera de la lista de 25 modalidades que integran el núcleo del programa olímpico. «La lucha se unirá a la lista de siete deportes que buscan ser incluidos en los Juegos de 2020 como disciplina adicional», dijo. Esas disciplinas son el béisbol/sóftbol, el kárate, el patinaje sobre ruedas, la escalada, el squash, el wakeboard y el wushu, cuyas respectivas Federaciones defenderán su inclusión en el programa de 2020, también ante la Comisión Ejecutiva de mayo.

«¿En serio?», preguntó Moisés Sánchez Parra, ahora entrenador, al conocer ayer por este diario la medida del COI. El estandarte de la lucha mallorquina en este inicio del siglo XXI se mostró sorprendido. Y también molesto. «A nivel de España, este deporte es amateur. Si no hay subvenciones y no se pueden mantener los centros de tecnificación, la lucha se extinguirá», aseguró.

«Y eso que para hacer lucha no se necesita una gran inversión; de hecho, nuestro centro es uno de los punteros de España y es uno de los que menos subvención recibe del Govern balear», agregó el mayor de una completa saga de luchadores. «Si no es deporte olímpico, siempre se podrá acceder a las becas para los deportes no olímpicos, pero no será igual porque está claro que para un luchador, para cualquier deportista, el principal objetivo es participar en unos Juegos», añadió.

Sánchez Parra no salía de su asombro. «Es que estamos hablando de un deporte milenario y de uno de los primeros deportes incluidos en el programa olímpico, junto al atletismo y a la natación. Y hay que tener en cuenta la fuerza de la federación internacional. Hay ligas profesionales, como en Estados Unidos, Francia o Alemania, y en los países del este de Europa es un deporte de gran tradición… Es ridículo», indicó. «Casi es una provocación», sentenció Moisés Sánchez.

La Federación Internacional de Estilos de Lucha Asociados (FILA) señaló que tomará «todas las medidas necesarias para convencer al COI del sinsentido de esta decisión hacia uno de los deportes fundadores de los Juegos Olímpicos antiguos y modernos» y recordó que la lucha tiene implantación en 180 países.

Los comentarios están cerrados.