Sports de ca Nostra

¿Está poniendo el mundo del tenis en tela de juicio la ‘limpieza’ de Rafael Nadal?

Rafa Nadal ha vuelto a las pistas de tenis. Lo ha hecho en el torneo de Viña del Mar de Chile donde ha quedado subcampeón tanto en categoría individual como en dobles junto a Juan Mónaco. Después de la confesión de Lance Armstrong y las declaraciones que se suceden en los juicios de la Operación Puerto, en los que se apunta a más deportistas y no sólo a ciclistas, tenistas de la talla de Roger Federer o Novak Djokovic o el mismo presidente de la Federación Internacional de Tenis, Francesco Ricci, se han pronunciado sobre los controles antidopajes o la idea de implantar el pasaporte biológico en el mundo de tenis. Y todo a raíz también de la vuelta de Nadal…

“A Rafa se le realizarán seis o siete test porque está volviendo a jugar”, afirmaba Ricci a la agencia dpa. Nadal está limpio, así lo demuestran los continuos test que se le hacen cada temporada. El tenista español no se opone a los controles. Muchos de los que le realizan, los anuncia en su cuenta personal de Twitter y aboga por más controles para evitar el dopaje.  Nunca se encontró nada sospechoso en su cuerpo. Ninguna sustancia sospechosa de dopaje, pero tras la experiencia de Armstrong todo indica que hay que tomar medidas y no sólo en el mundo del ciclismo. Por eso, pese a que existen ya controles, Ricci o Federer son algunos de los que abogan por tomar otro tipo de medidas.

El presidente de la Federación Internacional de Tenis asegura que el antidoping “cuesta mucho dinero” y que “lo que se invierte en doping se lo quitas al desarrollo”. A pesar de esto, Ricci ha asegurado que apostará por más inspecciones. “Vamos a apostar por muchos controles fuera de competencia y a controles sanguíneos”, aseguró.

Asimismo, el actual número uno del tenis mundial, Novak Djokovic, comentó que en los “últimos seis o siete meses” no había sido sometido a ningún control antidopaje. Ricci explicaba así esta circunstancia. “Lo de Djokovic tiene más que ver con el plan de controles, que es algo que va cambiando día a día. Hay jugadores que son controlados mucho más que otros, a los que se apunta más. Si alguien vuelve a jugar se lo controla más”. Razón por la cual todas las miradas apuntan ahora a Rafa Nadal.

Para evitar especulaciones, Federer ha sido el primero en alzar la voz y solicitar el ‘pasaporte biológico’ que acumula los registros y parámetros de los deportistas durante un período extenso. De esta forma, un deportista podría estar suspendido aunque no hubiese dado positivo en un control. Esta medida que, tal y como indicó Lance Armstrong, ha ayudado a limpiar el ciclismo, servirá para evitar posibles casos de dopaje en el mundo de tenis. El mayor problema es el elevado coste ya que tal y como ha informado Ricci los controles de orina cuestan 400 dólares y los de sangre 1.000. Unas cantidades muy elevadas para descubrir a los tramposos de este deporte.

Este martes, Rafa Nadal también ha alzado la voz para defender que existan más controles antidopajes. «Creo que el deporte, con la terrible noticia de Lance Amstrong, ha quedado dañado, pues es terrible cuando se descubre que el mito lo era haciendo trampas. Necesitamos los controles que hagan falta, los que sean, porque queremos estar seguros de que el rival que enfrentamos en una cancha de tenis o en una pista de atletismo está en las mismas condiciones que tú». Además, el tenista español abogó por hacer públicos los controles, ya que “el deporte es ejemplo para los niños, para la sociedad, resalta los valores de la vida y las trampas no representan eso». Lo que haga falta con tal de que la imagen esté siempre limpia /El confidencial)

Los comentarios están cerrados.